Side Logo

11/02/16

Vecinos preocupados por invasión de víboras

En este caso son vecinos del barrio Néstor Kirchner y Aguadita de Vargas y Virgen de los Cerros II. Piden que el municipio fumigue y desmalece.


A través de nuestra fan page una vecina de barrio Néstor Kirchner denunció que en las últimas semanas deben vivir encerrados por la invasión de alimañas que hay en el barrio.

En este caso explicó que en las últimas semanas encontró en el patio de su casa y en el interior de la misma, víboras, alacranes y arañas. “Tenemos que vivir encerrados por el miedo. Nadie se quiere hacer cargo de la limpieza y fumigación de la zona”, reclamó la vecina.

Asimismo otra vecina del barrio Virgen de los Cerros II manifestó su preocupación por la presencia constante de víboras venenosas. Al respecto contó que encontró dos víboras en un mes, y que una de ellas terminó mordiendo a su perro, lo que le provocó la muerte días después.

Cabe recordar que también días atrás vecinos del barrio Aguadita de Vargas reclamaron por la presencia de estos peligros reptiles. 

 

RECOMENDACIONES ANTE LA APARICIÓN DE REPTILES 

En una entrevista realizada al veterinario Juan Manuel Luque especialista en fauna autóctona dijo que en el caso de víboras dentro de viviendas o en el patio de las mismas, se encontró con yararás, cascabeles, lampalaguas, culebras y corales. Tipos de víboras peligrosos, algunas venenosas.

El especialista recomienda, en el caso de encontrarse con una víbora en la vivienda, no confiarse, ya que son animales muy veloces. “No las manipulen, ni las maten innecesariamente” expresó el especialista. En estos casos de retirado de animales que no son de la familia, el veterinario lo realiza gratuitamente.

Además agregó que la mayoría de picaduras de serpientes se registran porque las personas intentan matar al animal y él se defiende. Luque explicó que estadísticamente hay más muertes  transmitidas por mordedura de roedores, que por picadura de víboras. La mata indiscriminada de serpientes, que en su ciclo biológico comen roedores, no hace más que empeorar la situación. “Es un ciclo que hay que respetarlo”.