Side Logo

16/09/16

"El estado es responsable"

Muchas veces leemos o escuchamos que, frente a un crimen, a un abandono o que alguna institución actúa de manera deficiente; es que el Estado es “responsable”. Lo primero que deberíamos preguntarnos es: ¿qué es el estado?


Como hay muchas definiciones del estado y su naturaleza, que responden a corrientes ideológicas y tiempos históricos diferentes, como así también hacen hincapié sobre algunas de sus funciones y soslayando otras de acuerdo a los intereses, tanto de los que gobiernan, como de los gobernados.

Sin mencionar los conceptos teóricos de los autores a los que se recurren siempre para explicar al Estado, como Hobbes, Locke y Rosseau, veremos otros conceptos:

Por ejemplo: para Maquiavelo el Estado es un ordenamiento político permanente, garante de la paz, al interior de una nación. En una Italia dividida en reinos autónomos, a diferencia de países unificados como España, Francia y Alemania; el objetivo de Maquiavelo era unificar los reinos de Italia, los cuales se invadían y eran invadidos por estados extranjeros constantemente.

Para Marx, el Estado, no era otra cosa que otro instrumento de dominación de la clase burguesa para mantener el statu quo de explotación sobre los proletarios.

Vemos a lo largo de la historia que el estado, como instrumento de manifestación de la voluntad de los dominantes, es decir, de quienes detentan el poder, va haciendo sus metamorfosis, sus correcciones y sus revoluciones. No es más que es un instrumento por el cual los ciudadanos en cualquier estado de asociación van a pelear para apoderarse de él.

A grosa manera vimos que del estado absolutista pasamos al estado burgués, del estado liberal al estado de bienestar, del estado neoliberal a estado interventor.

Entonces, ¿cómo esta institución, incapaz de actuar per se, sino que es maleable de acuerdo a los intereses de quienes lo manejan, puede ser responsable de nada?  Si vamos a encontrar al o los responsables, son quienes ocupan los espacios del aparato del estado y no el estado en sí.

Culpar al estado, es no culpar a nadie.