Side Logo

19/03/17

Leucemia linfocítica crónica tiene nuevo tratamiento

La asociación ALMA que apoya y brinda acompañamiento a pacientes con leucemia, compartió la buena noticia de que Argentina ya cuenta con una nueva opción terapéutica que aborda esta enfermedad de una manera completamente innovadora.


La leucemia linfocítica crónica (LLC) es uno de los tipos más comunes de leucemia en los adultos, representando el 30 por ciento de los casos. Es dos veces más frecuente en hombres que en mujeres y la edad mediana de aparición es a los 71 años, aunque los especialistas sostienen que también es habitual diagnosticarla entre los 40 y 50 años.

Según datos de la Sociedad Argentina de Hematología, aproximadamente cinco de cada 100.000 habitantes son diagnosticados con leucemia linfocítica crónica anualmente en nuestro país, lo que representa alrededor de 2 mil nuevos casos por año. Desde la Asociación ALMA compartieron la buena noticia de que ahora en la Argentina existe una nueva esperanza para los pacientes con esta condición.

La nueva droga ya está disponible para el tratamiento de la leucemia linfática crónica en pacientes que no respondieron a las terapias previas y que presentan lo que se conoce como deleción (pérdida de una porción) del brazo corto del cromosoma 17. Son personas que tienen un pronóstico desfavorable y suelen requerir tratamientos más específicos y personalizados.

“Con esta nueva opción se obtienen niveles de enfermedad mínima residual: el mínimo exponente que se puede detectar de enfermedad utilizando un método muy sensible, es decir, menos de una célula leucémica por cada 10 mil células sanas. Esto es una ventana hacia el futuro en el cual se puede pensar en alcanzar un muy buen control de una enfermedad que hoy es incurable”, afirmó  Raimundo Bezares, jefe de Hematología del Hospital General de Agudos de la Ciudad de Buenos Aires ‘Dr. Teodoro Álvarez’.

En la misma línea, Miguel Pavlovsky, médico hematólogo del Centro de Hematología Pavlovsky y director médico y científico de FUNDALEU (Fundación para Combatir la Leucemia), enfatizó que “previamente, se lograba el control de la enfermedad mediante quimioterapia. Con el advenimiento de terapias blanco como el venetoclax, se empezó a alcanzar no sólo el control de la enfermedad, sino remisiones completas y, en algunas situaciones, muy duraderas”.

“En los últimos años fuimos viendo cómo diversos avances de la medicina contribuyeron enormemente para controlar enfermedades complejas, de difícil tratamiento. Un claro ejemplo son algunos virus como el VIH o las hepatitis virales. También se ha avanzado mucho en el abordaje de distintos tipos de cáncer, mejorando la calidad de vida y extendiendo la sobrevida. Ojalá estemos frente a uno de estos casos cuando hablamos de leucemia linfocítica crónica, el tipo de leucemia más frecuente en adultos, y que además es de difícil tratamiento”, sostuvo Fernando Piotrowski, director ejecutivo de la Asociación ALMA.

 

Lea el artículo completo en la edición papel de este domingo de El Independiente