Side Logo

11/10/17

Gel permite sacar caries sin necesidad de aplicar anestesia

Tampoco es necesario usar torno en el 95 por ciento de los casos.


El miedo al dentista es muy común tanto entre chicos como adultos. ¿A quién no se le han puestos pelos de punta al escuchar el ruido del torno en la sala de espera de una consulta? Gracias al avance de la tecnología y nuevas técnicas odontológicas ese pánico empieza a reducirse.

Para los que todavía le temen a la visita al dentista hay una buena noticia. Crearon un gel enzimático natural que le permite al odontólogo remover las caries en dos minutos sin necesidad de aplicar anestesia, es decir, sin usar agujas, y sin turbina en el 95 por ciento de los casos.

Su principio activo es la papaína, una enzima que se extrae de la cáscara de la papaya. El Brix 3000 no reemplaza al torno, sino que se trata de una técnica atraumática alternativa. “Lo más importante que este no remite dolor ni molesta para el paciente, sobre todo para los chicos y los pacientes fóbicos”, destacó Juan Ignacio Zagari, responsable de Marketing de Brix Medical Science Argentina.

Es un producto creado en Argentina inocuo y de base acuosa. No causa ninguna clase de reacción alérgica por lo que es seguro para todo tipo de pacientes, incluso puede ser utilizado en mujeres embarazadas o personas con enfermedades sistémicas. No posee contraindicaciones ni efectos adversos.

Se realizaron estudios de irritabilidad dérmica y en mucosa ocular, lo que significa que no afecta ningún tejido considerado vital como puede ser la encía, la lengua, la piel e incluso los ojos. “El paciente lo puede tragar sin problema, puede caer en el ojo accidentalmente, puede tocarle la lengua porque la enzima se libera únicamente cuando tiene contacto con el tejido infectado provocado por la caries, lo que significa que es un producto de acción selectiva”, precisó Zagari.

Modo de empleo

El odontólogo aplica el gel en la cavidad cariada. Pasados dos minutos, el profesional comienza a remover el tejido cariado con instrumental de mano y sin filo, realizando movimientos pendulares y sin ejercer presión. Según su protocolo de uso, debe aplicarse dos veces, pero en muchos casos con una vez es suficiente. Cabe la posibilidad que sea necesario usarlo en más oportunidades hasta que el odontólogo se asegure la ausencia de tejido infectado por la caries.

“No es un producto de uso personal, lo aplica un odontólogo porque una vez que termina la remoción tiene que obturar, tenía que tapar la cavidad con el material que usa habitualmente. Con la diferencia que es mucho más rápido el tratamiento, se gasta hasta el 40 o 50 por ciento menos de tiempo que utilizando la técnica tradicional con anestesia y turbina”, alertó.

La técnica es mínimamente invasiva y de ésta manera se preservan los tejidos que poseen capacidad de regenerarse. “En el menor porcentaje de los casos quizá el profesional tiene que abrir un poquito con la turbina para introducir el gel. Es el odontólogo el que bajo su criterio decide si adopta o no la técnica aunque lo pide más el paciente que el odontólogo”, explicó a este medio Zagari.

 

*TN