Side Logo

12/10/17

La mujer no solo sirve para ser madre, dijo Dolores Fonzi

ras el suceso de "La Cordillera", encabeza otra película, "El futuro que viene", donde se aborda la maternidad, la amistad y la realización de la mujer en la sociedad actual.


En plena adolescencia Dolores Fonzi (39) descubrió que toda su vida sería actriz. Y la idea podría reformularse para hablar de El futuro que viene. Porque en la película que presenta por estos días, y que nuevamente la tiene como actriz protagónica, la joven que interpreta, Romina, entabla una amistad con Florencia (caracterizada por Pilar Gamboa) que buscará desarrollarse a lo largo de la vida, pasando por distintos estadios, con encuentros y desencuentros, alegrías y tristezas. Sí, como la propia carrera de Dolores, que también supo de sinsabores.

“Hay una cultura de que la maternidad te tiene que poner contenta y que no hay nada mejor que te pueda pasar. Y creo que ese es un límite que se le pone a la mujer culturalmente, y no es la realidad. El embarazo es un proceso muy intenso y avasallante, entonces es natural que las mujeres se sientan extrañas con ese proceso. Y está bueno decirlo porque si no está el mandato de que la mujer solo existe para ser madre, y no es así. También para saber que te pueden pasar mil cosas con la maternidad, no solamente estar feliz porque tenés una función en la vida finalmente como mujer, sino que te puede pasar que estás extraña. Y a Romina, el personaje de la película, le pasa eso: tiene una vida bastante convencional, con un marido, con un trabajo fijo, y es madre, y no la está pasando para nada bien. Está bueno que se muestren estos dobleces de la maternidad, la amistad femenina y la mujer, en general”.

—¿Te sentís identificada con eso o te pasa lo contrario?

—Siento que hubo momentos en donde uno se satura y momentos en que disfrutás mucho de la maternidad, pero no diría que específicamente eso. Pero sí, seguramente, por momentos me ha pasado. Está bueno desmitificar el asunto de la maternidad y la felicidad y quitarle como un peso a las madres, que están por serlo o que ya lo son, de que tienen que estar perfectas y ser felices todo el día. Me parece que está buena la película en ese sentido: mostrar la diversidad de lo que te puede pasar con eso.