Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

16/10/17

Centro de la Visión adquirió tecnología de última generación para cirugía de cataratas

La Clínica Centro de la Visión, que dirige el oftalmólogo Antonio Anzalaz, acaba de adquirir un focoemulsificador centurión de fabricación americana, un equipo de última generación para la cirugía de cataratas, tecnología que permite más seguridad, más eficacia y reduce los tiempos de la cirugía..



En diálogo con EL INDEPENDIENTE, el oftalmólogo Antonio Anzalaz anunció la adquisición de la nueva tecnología, un Focoemulsificador centurión para cirugía de cataratas, “un equipo de última generación adquirido con mucho esfuerzo pero con muchísimo gusto, porque es un equipo que trabaja con una plataforma basada en la inteligencia artificial. La cirugía de cataratas es la cirugía que más se hace en el mundo, es la más frecuente. Hay un gran avance tecnológico en este sentido y hoy en día esta tecnología permite una cirugía con más seguridad, con más eficacia y más corta”.

Anzalaz explicó que la cirugía de catarata convencional se hace entre 40 a 50 minutos, “hoy con esta tecnología puede llegar a durar seis a siete minutos. Se hace mucho más segura, mucho más corta. Cuanto menos tiempo estemos en el ojo, más segura es la cirugía, más rápida la recuperación y eso le permite al paciente tener una rehabilitación mucho más ligera”.

La nueva tecnología adquirida “es para todas las edades, para todo tipo de cataratas, porque con la tecnología antigua muchas cataratas, las más duras, las más avanzadas no podían acceder a esta tecnología. Con la actual nos permite realizar cirugías pequeñas, incipientes, como cirugías con cataratas muy avanzadas, duras con la misma eficacia de las cataratas blandas”, indicó el oftalmólogo.

La catarata “no es una enfermedad, es una condición que aparece con el paso del tiempo como las canas, como las arrugas. Es la opacación de una lente que tenemos en el interior del ojo, detrás de la pupila, que normalmente es bien transparente como una gotita de agua, que con el paso del tiempo se pone gris, el paciente ve, pero borroso y con el tiempo si no se opera puede llegar a perder la visión, no totalmente pero sí percepción de luz, de bulto, que eso lo limita notablemente para hacer una vida normal”, indicó Anzalaz. Y resaltó que con la cirugía “el paciente recupera la visión y puede hacer una vida absolutamente normal”.

Causa de ceguera

La prevalencia de personas con cataratas en La Rioja “es como el resto del mundo, es la causa más frecuente de ceguera en el mundo y en La Rioja también. Muchas veces acá, sobre todo, porque el paciente no se opera porque no tiene obra social o porque vive lejos y no hay oftalmólogo donde vive, por eso nosotros a través de Fundanoa recorremos el interior de la Provincia, vemos los pacientes que se encuentran ciegos en esa condición y los trasladamos para realizarles la cirugía”, comentó.

Y añadió que “en La Rioja es como todo el norte argentino, como en toda Latinoamérica, la causa principal de ceguera es la catarata por una condición socioeconómica. En los países desarrollados no ocurre eso porque el paciente se opera tempranamente antes de que la catarata llegue a una madurez total, pero acá no ocurre eso. Esta tecnología nos permite operar esas cataratas con la misma certeza, seguridad y eficacia que las cataratas blandas”.

Centro avanzado

Anzalaz, señaló que el focoemulsificador centurión adquirido, es  el único equipo de la Provincia y es una tecnología “que tampoco la tiene Catamarca o San Juan. Con este equipamiento La Rioja, para cirugías de cataratas, tiene la misma tecnología que los centros más avanzados de Buenos Aires, Córdoba y Mendoza”.

Remarcó que la catarata se da generalmente en adultos, “pero también puede ocurrir en personas jóvenes y recién nacidos que es la catarata congénita, que son otros tipos de cataratas, pero que se tienen que resolver tempranamente para que le permita al niño tener una recuperación y una evolución visual normal”.

El profesional resaltó que a la catarata “no hay forma de prevenirla, son como las canas, una vez diagnosticada la catarata, se le explica al paciente que se le debe extraer esa lente opaca para colocar el cristalino artificial, que se llama lente intraocular. Es una cirugía con anestesia local, con gotas y con esta tecnología nos permite hacer una cirugía mucho más rápida y más segura”.

La cirugía de cataratas en la Clínica del Centro de la Visión, la cubren todas las obras sociales. “Con esta tecnología la ofrecemos no solamente a los pacientes de La Rioja, sino a todos los colegas oftalmólogos cirujanos de catarata que quieran operar con esta tecnología, ya que está disponible para ellos también”, señaló Anzalaz.

La nueva tecnología también está disponible para los pacientes sin obra social, a través de Fundanoa, que tiene un convenio con el Ministerio de Salud de la Provincia, “y además recibe ayuda económica de fundaciones americanas y de Buenos Aires que nos permiten cubrir los gastos de las cirugías de pacientes indigentes, que no tienen obra social o que económicamente no pueden cubrir los costos de una cirugía”, concluyó el reconocido oftalmólogo Antonio Anzalaz.

 

 



Te puede Interesar