Side Logo

17/11/17

Desapareció un submarino de la Armada en la zona de Puerto Madryn

El submarino informó su última posición el miércoles a la mañana y desde entonces se perdió el contacto. La Armada ordenó el operativo de búsqueda por el área donde hacía tareas de vigilancia. Había sido reparado entre 2008 y 2014. A bordo lleva 44 tripulantes.


El submarino de la Armada Argentina ARA San Juan es intensamente buscado en la zona del golfo de San Jorge, en Puerto Madryn, Chubut, luego de haber perdido contacto el miércoles por la mañana. Según se cree, podría haber sufrido un problema de energía a bordo. La Armada ordenó un fuerte operativo de búsqueda con dos corbetas y un avión para sobrevolar la zona. En el submarino viajan 44 tripulantes.

La última posición informada por el buque TR-1700 con propulsión diesel-eléctrica fue hace 48 horas, antes de perderse el contacto, por lo que se cree que pudo haber tenido un problema con el suministro eléctrico. El Comando Naval de Tránsito Marino ordenó el operativo de búsqueda para dar con el submarino.

La Armada mantiene un profundo hermetismo sobre la situación de la embarcación. Voceros oficiales sólo indicaron que se puso en marcha el protocolo de búsqueda de la embarcación por “la pérdida de enlace de las comunicaciones” y confirmaron que aún no se ha podido localizar la embarcación.

El submarino ARA San Juan había sido reacondicionado hace unos años con lo que se denominó “reparación de media vida”. Ingenieros del Complejo Industrial Naval Argentino (Cinar) debieron prepararse durante dos años para poder llevar adelante una obra compleja para recambiar los motores y equipamiento para lo que fue necesario cortar el buque a la mitad. La reparación extendía la vida del navío por 30 años.

El submarino ingresó al Cinar en diciembre de 2008 para ser reparado, remodelación que duró ocho años, hasta su posterior salida a la mar, en 2014, para volver al puerto de Mar del Plata. Como por las estrechas escotillas del buque era imposible ingresar ningún tipo de maquinaria, el casco de la embarcación debió ser cortado a la mitad con sopletes de oxígeno-acetileno. 

La reparación incluyó el recambio de los cuatro motores diesel de 16 cilindros y 1.200 Kw de potencia, se desarmaron íntegramente –para limpiarlos y calibrarlos- los motores eléctricos que mueven la hélice. También se reparó y se realizó un replacado de las 960 baterías que suministrar energía al submarino y se repararon válvulas y otros mecanismos.