Side Logo

19/11/17

Dora a sus 94 años fiel a su pasión acompaña al club de sus amores

Doralinda Oropel de Molina, o doña Dora como cariñosamente la llama la gente de su pueblo El Portezuelo, disfruta ir a la cancha a alentar y acompañar incondicionalmente a su equipo de futbol Los tigres del Club atlético El Portezuelo.


Doña Dora Doralinda Oropel de Molina nació el 19 de noviembre de 1923, en la Localidad de Villa Casana, Departamento  Rosario Vera Peñaloza. Hija de don Manuel Oropel y de doña Albertina Montivero de familia humilde, constituida por cuatro hermanos. En la actualidad de los cuatro hermanos solo tres aún la acompañan: Dalinda de 92, Brigida de 90, que residen en la provincia de San Juan y Oscar de 80 años que vive en la ciudad capital de la Rioja.

En  su adolescencia, Dora se trasladó a la localidad de El Portezuelo, Departamento Juan Facundo Quiroga, a donde conoce a Aristóbulo Molina con el que contrae matrimonio y fruto de ese amor nacieron sus siete hijos: Cesar, Elena, Nino, Nata, Pirulo, Chiqui y Rosa.

Dora como cariñosamente la llama la gente del pueblo tiene 26 nietos, 25 bisnietos, y dos tataranietos. Se  adecuó a todas las generaciones de nietos, eso le permitió vivir una vida feliz y alegre.

Desde joven se dedicó a las tareas domésticas y de campo. En su hogar hospedaba a gente que llegaba de distintos lugares del interior del Departamento con destino San Juan o a la ciudad de la Rioja. También le gusta tejer a croché, pintar en tela, la jardinería, le gustar leer y rezar el rosario. Todos los días lee el diario El Independiente para estar informada. Disfruta ir a la cancha a alentar y acompañar incondicionalmente a su equipo de futbol Los tigres del Club atlético El Portezuelo.

Es una persona noble, simpática y muy apreciada  por todas las personas del pueblo y lugares aledaños, ella es un ser de luz que transmite mucha paz a todos los seres que le rodean, dijeron sus niestos. Su fe es admirable. Ella dice que se conserva así por ser activa, no preocuparse demasiados por los problemas (que todo pasa) y no dormir tanto.