Side Logo

27/11/17

Diego Cocca renunció y ya no es más el director técnico de Racing

Se lo comunicó esta tarde al presidente Blanco. Suenan Saja y Coudet.


Diego Cocca le comunicó al presidente la decisión que ya había tomado el sábado, un rato después de la derrota ante Independiente en el clásico de Avellaneda. Fue un encuentro breve, no hicieron falta demasiadas palabras. A pesar del respaldo público que Víctor Blanco le había dado al mediodía, después de una reunión en su casa con parte de la Comisión Directiva, el entrenador terminó abruptamente su segundo ciclo en Racing. Ni siquiera aceptó dirigir los próximos dos partidos, ante Newell's y Gimnasia, como le pidió el mandamás celeste y blanco. El estratega que ganó el campeonato de 2014 presentó su renuncia indeclinable. Eduardo Coudet y Sebastián Saja son los candidatos que la dirigencia tiene en carpeta para ocupar un banco muy caliente.
 
A las 17, la hora señalada para el inicio del entrenamiento, los jugadores y parte del cuerpo técnico esperaban en una de las canchas auxiliares la definición de la situación. Cocca había decidido cambiar el horario de la práctica, de la mañana a la tarde. Eliminado de la Copa Argentina y la Sudamericana, ubicado en el puesto 19 de un torneo de 28 equipos, había advertido el sábado: "No tengo más objetivos por cumplir; el semestre es malo y soy el principal responsable". No obstante, la mala relación con los referentes, especialmente con Lisandro López, fue determinante a la hora de pegar el portazo.
 
Por más que lo hayan desmentido públicamente, Cocca y Licha están en veredas opuestas. Lo dejó claro Blanco este mediodía, cuando enfrentó a la guardia periodística que esperaba novedades respecto al futuro del entrenador. “Hay que hablar con Licha y el técnico y solucionar las cosas. Todos debemos hacer una autocrítica porque Racing es más importante que un jugador, un entrenador o la Comisión Directiva. Hay que ser menos egoístas”, disparó el titular de la Academia. Y blanqueó la raíz del problema. El entrenador y el capitán no se pueden ver.
 
Lisandro no es líder por naturaleza, sino por herencia. Recibió la cinta de Diego Milito, pero no se siente cómodo en el rol de referente. Lo manifestó más de una vez. Sus fuertes declaraciones dejaron expuestos a Claudio Ubeda, Ricardo Zielinski y al propio Cocca. Honestidad brutal tiene el delantero. Y eso no cae bien en ningún técnico. Como tampoco en el plantel que el estratega campeón en 2014 haya sido tan drástico con algunos de los futbolistas que dieron la vuelta olímpica hace tres años. Sus modos son chocantes para los jugadores. Y él se muestra distante con ellos. Pero el punto de ebullición se produjo el sábado, cuando decidió dejar a López en el banco y se la jugó con Enrique Triverio, el atacante que llegó desde México de la mano de su representante, Cristian Bragarnik.
 
Como si fuera poco la crisis futbolística que tiene que atravesar Racing, el presidente también tienen por delante las elecciones y la tarea de ratificar su mandato en las urnas. Fuente: Clarín