Side Logo

14/12/17

Espacio 73 proyecta las películas más exitosas del año

En la última semana de su temporada 2017, la sala del Espacio 73 proyectará los largometrajes más taquilleros del año. Además se estrena el telefilm riojano “Hábitos fantasmas”. Para todas las funciones el precio de las entradas generales es de 30 pesos y 15 pesos para estudiantes universitarios y jubilados.


La Secretaría de Cultura a través de la coordinación de medios audiovisuales preparó una cartelera especial para despedir el 2017 que irá los días jueves 14, viernes 15, domingo 17 y lunes 18 en dos horarios.

El jueves se proyectará a las 20 horas la comedia “Mamá se fue de viaje” Con Diego Peretti y Carla Petterson. A las 22 será el turno de “Zama” de Lucrecia Martel, sobre un funcionario americano de la Corona española que espera una carta del rey que lo aleje del puesto de frontera en el que se encuentra estancado.

El viernes continuará en cartel “Mamá se fue de viaje” a las 20 y a las 22 horas llega el largometraje homenaje a la gran actriz Tita Merello “Yo soy así, Tita de Buenos Aires”.

En tanto, el domingo será el estreno del telefilm riojano “Hábitos fantasmas” de Xorge Leiva a las 21 horas. Y a las 22 se exhibirá la comedia de Adrián Suar y Julieta Díaz, “El fútbol o yo”.

Y el último día de cine, el lunes 18 se proyectará nuevamente “Hábitos fantasmas” a las 21 y cerrará la temporada con “Los que aman, odian” interpretada por Guillermo Francella y Luisana Lopilato a las 22 horas.

Hábitos fantasmas

Este audiovisual fue filmado enteramente en los llanos de La provincia de La Rioja, una producción del Laboratorio Audiovisual Comunitario (LAC) y La Ventana Cine Itinerante.

Escrita y dirigida por Xorge Leiva, es una ficción producida para la Televisión Digital Abierta (TDA) entre los años 2014 y 2016, con un equipo de colectivos audiovisuales de Córdoba y Buenos Aires, también con participación especial de realizadores y técnicos de La Rioja. El rodaje de la película viajó entre los pueblos de Milagro, Portezuelo, Comandante Leal y Malanzán, buscando, así, un retrato del desierto que se pronuncia fuerte en el trabajo fílmico.

El mismo comienza en pueblo de los llanos. Vacío, sin nombre. Una extraña actividad magnética parece haber dañado sus signos vitales. Un sonidista trabajando en solitario es imantado por viejas cintas analógicas con memorias sonoras indefinibles. Una chica nómade, silente y sigilosa, deambula ocupando casas abandonadas. Los dos se mueven por ese territorio inhóspito, bajo un cielo que emite extrañas luces y señales sonoras. Casi pueden tocarse. Él está extraviándose, desfragmentándose entre memorias propias remezcladas con las del pueblo desaparecido. Ella, que estaba perdida, parece a punto de encontrarse.