Side Logo

19/01/18

Un jinete riojano entre los campeones de Jesús María

En la última edición del Festival Nacional de la Doma y Folklore de Jesús María, la provincia de La Rioja estuvo en lo alto. No sólo brilló por la multitudinaria presentación del cantante Sergio Galleguillo; en la 53ª edición, un jinete de la delegación riojana, Maximiliano Bazán, se consagró como campeón en la especialidad Gurupa Surera.


Maxi Bazán vive en la ciudad de Daireaux, cabecera del partido del mismo nombre ubicado el Oeste de la Provincia de Buenos Aires. Tiene dos pequeños hijos que junto a su compañera lo siguen a todas partes y miran atentos desde un costado la destreza de su padre aferrado a las riendas con una mano y procurando resistir el violente corcoveo de los caballos.

Es la tradición de la jineteada gaucha, una de las más arraigadas en el folclore argentino. Por unos cuantos segundos, el jinete busca volverse uno con el potro, sostenerse sobre su lomo, poner a prueba su habilidad y coraje, mientras el animal –entre patadas, saltos y galopes- reafirma su naturaleza salvaje. Hasta que suena la campana y el mundo recupera su parsimonia en horizontal.

Si hay un acontecimiento que desvela el sueño de los jinetes que buscan alcanzar el sueño de destacarse es el Festival Nacional e Internacional de la Doma y Folklore de Jesús María, a 50 kilómetros de la capital de Córdoba. Allí acuden cientos de ellos desde todos los puntos del país y del extranjero. Hace más de 50 años que por diez noches consecutivas se combinan “la destreza y exhibición de habilidades gauchas, la música folklórica, las danzas típicas y la degustación de comidas regionales”. Las gradas se cubren con una multitud de asistentes, que en sus momentos espléndidos alcanzan entre 30.000 y 40.000 espectadores.

Ovacionado

Hasta Jesús María llegó este joven riojano, al que su familia y amigos caracterizan como “sencillo, humilde y buena persona”. Del 4 al 15 de enero, después de duras pruebas en el campo del certamen, alcanzó lo máximo del podio y se consagró como Campeón Argentino en la categoría Gurupa Surera. Su actuación en los palenques, con los reservados -esos potros briosos que sólo se emplean para las jineateadas- fue calificada de “brillante” por la prensa, resaltando “un trabajo extraordinario” que fue ovacionado en la jornada final, donde se enfrentó a “Tormenta” y consiguió arrebatarle el título a Emilio Rafael Prátula, quien ya se sentía campeón de vuelta. Maxi tuvo, además, la suerte de que una de las instancias en las que participó fue televisada.

La Gurupa Surera consiste en una monta en la que no se usan estribos, y en el que a modo de montura mínima sólo se coloca un cuero de oveja sujetado por un cinchón que va por detrás de las patas delanteras del animal. El jinete debe agarrar las riendas con una mano y con la otra la huasca o talero. El desafío consiste en mantenerse sobre el caballo durante 12 segundos.

En la primera noche del festival se presentaron 70 montas entre las distintas categorías. A lo largo de los días, la serie de pruebas y el puntaje acumulado permitió ir definiendo a los mejores. Además del integrante de la delegación La Rioja, resultaron campeones, Diego Borda, de Capital Federal, en la categoría de bastos con encimera y Rafael Safons, de Brasil, en la de crina limpia. Éste, una estrella en su país, fue el primer representante brasileño en llegar al primer lugar, luego de dejar atrás a otro riojano, Oscar Lucero, de destacada actuación.

Sueño cumplido

En un mensaje dirigido a sus amigos, Maxi expresó su agradecimiento “por el apoyo de todos en estos días que he pasado en Jesús María”. En la pequeña ciudad de la región pampeana la señal de celular y de internet no suele ser buena, por lo que apenas pudo recibir los llamados y contestar algunos de los cientos de mensajes felicitándolo.

Agradeció también de corazón a toda la gente que lo recibió en “Dero” (como se pronuncia Daireaux), donde lo consideran con orgullo su jinete representante. Y expresó: “más allá de ser campeón y lo lindo que es ganar Jesús María el cariño de la gente es el premio más lindo que he recibido”. Tampoco dejó de reconocer el acompañamiento de su familia y de “todos en general”.

“Se cumplió un hermoso sueño, ahora espero defender de la mejor manera este título y estar a la altura de la circunstancias”, fue la conclusión del flamante campeón, hombre de campo y tradiciones. Un riojano que puso bien alto el nombre de la provincia en el escenario del mayor festival de doma del país.