Side Logo

04/02/18

Día Mundial del Cáncer: aumenta la sobrevida en todo el mundo

Una mamografía o una colonoscopía pueden salvarte la vida. No fumar y dieta sana le bajan las chances al cáncer Un estudio británico, publicado recientemente, destaca la importancia de la prevención y de la detección precoz.


Hay dos datos que es importante que la gente entienda, bien y pronto: el primero es que no existe “el cáncer”, destaca Matías Chacón, vicepresidente de la Asociación Argentina de Oncología Clínica- sino un montón de enfermedades que afectan distintos órganos, por motivos variados, en diferentes momentos de la vida, y que, salvo el nombre, poco tienen en común. La segunda -señala también Chacón- es que cáncer no tiene por qué ser “mala palabra”; y menos, sinónimo de muerte. “No sólo tenemos que entenderlo; tenemos que poder transmitirlo con urgencia”, añade. 

Un estudio recientemente publicado en “The Lancet” analizó datos de 37,5 millones de pacientes de 71 países y concluye que desde 2000 las posibilidades de sobrevivir a un cáncer aumentaron en todo el mundo.

La investigación fue realizada en la London School of Hygiene & Tropical Medicine, en Gran Bretaña y conducida por la epidemióloga italiana Claudia Allemani; incluyó los 18 cánceres o grupos de cánceres más frecuentes, y detectó mejorías incluso en tumores de peor pronóstico. Y, aunque dentro de ese “en todo el mundo” hay que hacer un sinnúmero de relativizaciones, es una muy buena noticia para dar en vísperas del 4 de febrero, Día Mundial del Cáncer.

Mejor prevenir...

De todas las enfermedades que engloba la palabra cáncer hay dos (el cáncer de cuello uterino y el de colon) que se pueden prevenir, y son dos de las más frecuentes.

Hay otras, a las cuales no es posible anticiparse pero tomadas a tiempo se pueden curar. 

Desigualdad e inequidad

Datos del informe “Control de cáncer: acceso y desigualdad en América latina”, presentado por la Unidad de Investigaciones del diario The Economist durante el Roche Press Day en Buenos Aires, muestran que, en países como el nuestro, entre el 30% y el 50% de las muertes causadas por el cáncer podrían evitarse, pero entre el 60% y el 70% de los casos se detecta en estadios avanzados.

La investigación conducida por Alleani muestra enormes diferencias, según en qué punto del planisferio se encuentre el paciente. Sólo un ejemplo: un niño de cinco años al que se le diagnostique un tumor cerebral tiene en Brasil 29% de posibilidades de sobrevida; en México estas suben al 36%; en China, al 41%; en España, al 66%; en EE.UU., al 78% y en Suecia, al 80%.

Opinión de experto

“Es un estudio único, no solo por la enorme cantidad de información analizada, sino porque por primera vez trabaja con datos directos, y de diagnósticos primarios (el tumor original)”, explicó Chacón a La Gaceta. “La información disponible es muy rica, y para fin de año se espera más y muy relevante. Pero hay que tener cuidado: los investigadores trabajaron con datos referidos al período 2000-2014, disponibles en cada país. En el nuestro obtuvieron registros (de muy buena calidad) de Chubut, Córdoba, Mendoza y Tierra del Fuego, y de tumores pediátricos”. La muestra es de solo 60.000 personas, sólo un 9% de la población. “Y situaciones como esta se advierten en muchos países, de los más pobres, como India, pero también de España o Francia. No tiene sentido, entonces, hacer comparaciones generales. En sobrevida, Argentina está de la media para arriba en América latina”, señaló. “Claro que se puede mejorar. Y lo que claramente necesita mejoría es la profundidad y el alcance de los registros”, añadió.

“Oncoplutocracia”: ser pobre o vivir lejos de la ciudad dificulta el acceso a los tratamientos

“Podemos utilizar el neologismo oncoplutocracia, creado por el profesor (oncólogo Richard) Sullivan, para resumir la idea de que los pacientes ricos tienen un mejor pronóstico, y que las diferencias en el resultado de un cáncer son cada vez mayores, como también lo son las diferencias en los ingresos económicos, tanto entre países como entre ciudadanos y dentro del mismo país”, denuncia la epidemióloga Claudia Allemani, según El País, de España. En la Argentina, según la investigación de The Economist, en 2014 se destinó a salud solo el de 2,7% del PBI, muy por debajo del promedio regional (4;5%). Y si bien reconoce que la Argentina realiza una importante inversión en medicamentos, señala un alto nivel de ineficiencia, entre otros motivos, por la existencia de sistemas paralelos de administración y compras de medicamentos, y fallas serias en su articulación.

Anticiparse: tanto el cáncer de cuello uterino como el colorrectal se pueden prevenir

Para el primer caso, ya se están aplicando a niñas y niños menores de 11 años las dos dosis necesarias para inmunizar contra las cepas del virus del papiloma humano (VPH) que son precursoras de cáncer de cuello y se transiten por vía sexual. En mayores de 15 años se recomiendan tres dosis.

Además, para mujeres adultas y sexualmente activas existe un muy sencillo test que busca presencia de virus; si da positivo, se hace papanicolau (a partir de una muestra de células del cuello uterino, que toma en forma indolora el ginecólogo).

Para prevenir cáncer de colon se hace un test que puede ser autoadministrado para buscar sangre oculta en materia fecal. Si ese diera positivo, se realiza una colonoscopía.

Tanto el test de VPH como el de sangre oculta en materia fecal están disponibles en los efectores del Siprosa.

Detección precoz: la cuestión es descubrirlos antes de que comiencen a esparcirse

“En principio, todos los cánceres que no sean de sangre se pueden extirpar y curar si se diagnostican antes de esparcirse -asegura Ricardo Cubero, del Servicio de Oncología Médica, de la Clínica Universitaria Puerta de Hierro, de Madrid-. Algunos se manifiestan pronto, porque quedan a la vista (los de la piel) o porque ocasionan síntomas alarmantes (los de la laringe o la vejiga)”. Y destaca que para eliminar células que den lugar a recaída se agregan quimio o radioterapia; se llaman tratamientos adyuvantes.

También, incluso si no produce síntomas, es posible detectar el cáncer de mama antes de que se disemine, gracias a las mamografías. “Detectarlo a tiempo (antes de que el tumor llegue a 2 cm) permite curarlo en el 90% de los casos. Y sólo es necesaria una mamografía al año”, destaca Silvia Saguir, referente del Programa Provincial de Control y Prevención del Cáncer de Mama.

Hablar en positivo: campaña para hablar de cáncer con palabras que alienten el cuidado de la salud

La Asociación Argentina de Oncología Clínica y un grupo de organizaciones sociales han lanzado la propuesta. Se trata de invitar a la comunidad a que cambie palabras que se usan habitualmente y que tienen carga violenta, como “batalla”, “guerra” -que no van de la mano del cuidado de la salud ni ayudan al estado de ánimo del paciente- por otras que tengan connotaciones positivas”. De ese modo, la población podrá pensar el cáncer como lo que es -resalta el comunicado de los promotores de la campaña-, una enfermedad que puede curarse y volverse crónica si es detectada a tiempo”. “Sabemos el peso que las palabras tienen”, añade el texto, que invita además a buscar nuevas palabras, que permitan deconstruir mitos, generar conciencia y comunicar mejor. “Si hablamos distinto, estamos educando sobre la real situación del cáncer en la actualidad”, resalta el comunicado.

Fuente La Gaceta