Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

07/02/18

"Algunas chicas tomaban agua del inodoro", dijo la madre de una cadete internada

La madre de una de las cadetes internadas en Terapia Intensiva, Ramona Graciela Chumbita expresó según el relato de su hija, la crueldad del trato recibido en la Escuela de Cadetes. La joven se recupera físicamente aunque llora cuando recuerda lo sucedido y evita hablar del tema. La mujer contó además que debió pagar alrededor de 10 mil pesos para esta instancia..



En el Ministerio Público Fiscal se están realizando desde ayer las presentaciones correspondientes a los fines de dar vía judicial a los distintos casos que involucran a los cadetes internados debido a las torturas recibidas en lo que fue el primer día de instrucción, por parte de las autoridades de la Escuela de Cadetes.

Allí el secretario de Derechos Humanos, Délfor Pocho Brizuela, aseguró estar “acompañando en esta parte que es la más formal, no deja de ser importante comenzar el circuito judicial que va a llevar a la sanción y el esclarecimiento. Que se sancione con toda la fuerza de la ley que es a lo que aspiran los padres de los chicos”.

En tanto en diálogo con Radio Independiente 99.1, Ramona Graciela Chumbita, madre de Jaquelina María de los Ángeles Chumbita, de 19 años, internada en Terapia Intensiva, explicó que “mi hija está mejor, doy gracias a los médicos, al gobierno y a Pocho Brizuela. Ella entró inconsciente a trauma shock, la pasaron urgente a terapia y ayer recién me contó lo que le habían hecho. Me dijo que no le daban agua, que las cadetes de segundo año les tiraban jabón en el baño y las obligaban a que se saquen rápido la ropa y ella no se podía sacar la ropa y le pegaban con un palo”.

Además agregó que “estaban también los instructores que le daban vía libre a los cadetes de años avanzados, vía libre para actuar, desde las 9 de la mañana los han tenido hasta las 11 y de ahí los han empezado a pasear desde las 3 de la tarde hasta las 4 y media y ellos ya no daban más. No les querían dar agua. Las cadetes pasaban con las botellas de agua y les preguntaban querés agua y no les daban”.

Respecto a cómo se enteró de la situación de su hija, la mujer que vive en el barrio Las Agaves, detalló que “me iba a traerla de la Escuela de Policía y me llama la doctora de Trauma Shock y me dice que vaya urgente que mi hija estaba internada. Cuando entré la veo y me dicen que no me iba a escuchar mi hija porque estaba mal. Ahora doy gracias a los médicos que la han atendido bien y está mejor. Mi hija se pone a llorar y no quiere hablar del tema. Dice que es horrible lo que han pasado. Tiene golpes en las rodillas y en los brazos porque las chicas cadetes les pegaban con un palo corto y que las obligaban en 5 minutos que se saquen la camisa y la pollera para que se pongan ropa de fajina y cuando no se apuraban o no podían, les pegaban. Y el instructor permitía todo eso, hay chicas que tomaban agua del inodoro porque no les daban agua. Yo pague casi 10 mil pesos en los estudios y ellos no se han presentado como debían. Los cadetes no tienen la culpa, ellos han ido por un sueño y ahora están en terapia y eso me duele porque soy una madre viuda, sola. Como he podido le he dado dinero a mi hija”.



Te puede Interesar