Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

14/02/18

Con la imposición de las cenizas se inicia el tiempo de Cuaresma

La imposición de las cenizas recuerda que la vida del hombre en la tierra es pasajera y la vida definitiva se encuentra en el cielo. Hoy en las distintas parroquias e iglesias de la Diócesis se realizará el tradicional gesto..



La cuaresma comienza a partir de hoy y es un tiempo en que los católicos le dedican oración, penitencia y ayuno. Cuarenta días que la Iglesia marcó para la conversión del corazón.

Las palabras que el sacerdote celebrante usa para la imposición de cenizas, son: “Concédenos, Señor, el perdón y haznos pasar del pecado a la gracia y de la muerte a la vida” o “Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás".

Antiguamente los judíos acostumbraban cubrirse de ceniza cuando hacían algún sacrificio y los ninivitas también usaban la ceniza como signo de su deseo de conversión de su mala vida a una vida con Dios.

En los primeros siglos de la Iglesia, las personas que querían recibir el Sacramento de la Reconciliación el Jueves Santo, se ponían ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad vestidos con un "hábito penitencial". Esto representaba su voluntad de convertirse.

En el año 384 d.C., la Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos y desde el siglo XI, la Iglesia de Roma acostumbra poner las cenizas al iniciar los 40 días de penitencia y conversión.

Las cenizas que se utilizan se obtienen quemando las palmas o ramos de olivos usadas el Domingo de Ramos de año pasado. Esto recordará que lo que fue signo de gloria pronto se reduce a nada.

La imposición de ceniza es una costumbre que advierte que algún día el hombre va a morir y su  cuerpo se va a convertir en polvo. Enseña que todo lo material que se pueda acumular aquí en la tierra se acaba. En cambio, todo el bien que tenga en su alma lo va a llevar a la eternidad. Al final de la vida, sólo se llevará aquello que se haya hecho por Dios y por los hermanos los hombres.

Imposición

Durante la jornada de hoy los cristianos podrán concurrir a las iglesias para participar de la celebración de la misa y recibir la imposición de las cenizas.

En el Santuario de Nuestra Señora de la Merced la ceremonia se realizará a las 7; en la Iglesia Catedral, se impondrá la ceniza en las misas de las 9 y las 20; en la Iglesia de San Francisco, se realizará con la misa de las 20; en la Parroquia de Nuestro Señor del Milagro, en el barrio Evita, la misa se oficiará en la sede a las 10 y las 20, mientras que en la capilla de San Martín de Porres será a las 21 y en el Convento de Santo Domingo, a las 21.

El ayuno y la abstinencia

El Miércoles de Ceniza y el viernes santo son días de ayuno y abstinencia. La abstinencia obliga a partir de los 14 años y el ayuno de los 18 hasta los 59 años. El ayuno consiste hacer una sola comida fuerte al día y la abstinencia es no comer carne. Este es un modo de pedirle perdón a Dios por haberlo ofendido y decirle que queremos cambiar de vida para agradarlo siempre.

La oración en este tiempo es importante, ya que ayuda a estar más cerca de Dios para poder cambiar lo que se necesita cambiar de el interior. Se necesita la conversión, abandonando el pecado que aleja de Dios. Cambiar la forma de vivir para que sea Dios el centro de la vida. Sólo en la oración el hombre podrá encontrar el amor de Dios y la dulce y amorosa exigencia de su voluntad.

La ceniza no es un rito mágico, no quita los pecados, para ello está el Sacramento de la Reconciliación. Es un signo de arrepentimiento, de penitencia, pero sobre todo de conversión. Es el inicio del camino de la Cuaresma, para acompañar a Jesús desde su desierto hasta el día de su triunfo que es el Domingo de Resurrección.

Debe ser un tiempo de reflexión de la vida, de entender a donde va el hombre, de analizar como es su comportamiento con su familia y en general con todos los seres que lo rodean.

 



Te puede Interesar