Side Logo

05/03/18

Flor Castro busca dejar huella en el género folklórico

Con el propósito de destacar a jóvenes artistas riojanos que crecen musicalmente y triunfan en diversos espacios, Medios El Independiente dialogó con Florencia Castro para conocer más a fondo su trabajo y trayectoria.


La artista de tan solo 27 años comentó que “hago música desde los 12 años pero nunca como solista como lo estoy haciendo hoy. Estudié en la escuela normal y siempre participé haciendo este arte. La familia es un pilar fundamental y que te apoyen en esto es indispensable. Sin la familia, sin esa ayuda que es incondicional no podría estar haciendo este camino”.

Asimismo subrayó que “interpreto solo el estilo de folklore más tradicional. Trato de escuchar también a los nuevos autores y en La Rioja hay muy buenos músicos con los que uno puede sentirse identificado tales como el Pica Juárez, Josho González, entre otros”.

“Hay muchas referentes mujeres a las que una ve cantar y de acuerdo a eso una va creando su camino como la Bruja Salguero, Gloria de La Vega, Natalia Barrionuevo entre otras, en donde una se siente representada no solo como mujer sino también como buenas artistas”.

“Lo más difícil de hacer música es lograr que la gente te acompañe, que te conozcan, lo cual es un camino de hormiga, pero no es algo imposible y con esfuerzo se puede lograr. Yo tengo pocos años de trayectoria como solista pero siento mucho el acompañamiento de la gente, y ese es el regalo más lindo que te puede brindar la música. El solo hecho de poner una foto en las redes sociales y que de pronto la gente empiece a comentarte por el trabajo que realizas con buenos deseos es una premio”.

Primeros caminos

Al recordar sus primeros pasos, la cantante señaló que “cuando era chiquita participaba de los certámenes de música que se organizaban pero a esa edad no me enfocaba de lleno en esta carrera. A medida que iba pasando el tiempo, me fui preguntando qué quería. Cuando descubrí que quería esto para mi vida fue en el PreCosquín en el año 2014”.

“Ahí empecé a cantar y a trabajar duro en perfeccionarme y tomar esto con responsabilidad. Soy consciente que el hacer música es una profesión difícil pero no imposible por eso aliento mucho a los jóvenes que si les gusta esto que trabajen y que se perfeccionen cada día más”.

Además afirmó que “cada uno debe ponerse metas y debe trabajar para lograr esos objetivos, y en mi caso pretendo crecer cada días más. Uno debe valorar el apoyo de la familia, de los amigos y de aquellos profesionales que uno va conociendo en el camino, lo cual es fundamental y te ayuda a que esto se haga un poco más fácil”.

 

Subir al escenario

Al comentar lo que siente al participar de un festival, la artista agregó que “cuando uno sube al escenario y veo que se  prenden  las luces, es algo mágico y difícil de explicar. Es muy lindo escuchar que digan tu nombre, que te aplaudan como este año me pasó en la Chaya. Antes de empezar a cantar cuando mencionan mi nombre y que la gente haga reverencia de eso es muy satisfactorio. Siento mucha alegría de cantar canciones de nuestra tierra en otras provincias”.

 

Lazos de familia

Este año Flor Castro estuvo acompañando a su hija Abril en el escenario de la Chaya 2018, quien ganó el PreCosquín 2017. “Mi hija tiene 9 años y un día vino y me dijo mami quiero participar y la acompañé, la verdad que el premio lo tomamos por sorpresa porque no nos presentamos con el objetivo de ganar sino que ella simplemente quería participar”.

“Uno siempre trata de ir con una mejor propuesta y trabaja para eso, pero no teníamos el objetivo de ganar, por eso la sorpresa del premio. Sabíamos además que había un buen nivel de chicos que venían participando y preparándose hace tiempo”, agregó Castro.

“Subir con ella y acompañarla fue mágico, sentí mucho orgullo, ni siquiera miré a la gente, mis ojos estaban puestos en mi hija. Tenía lágrimas en los ojos al verla cantar y desenvolverse. De ahora en más voy a ver que propone ella, porque no quiero crearle una carrera sino que decida ella, me gustaría que disfrute de su niñez haciendo lo que le guste, que elija sin presiones”, mencionó la mamá orgullosa.

 

Nuevas metas

Al ser consultada por los nuevos objetivos para este año, la artista indicó que “este año vamos a grabar el segundo disco ya estamos trabajando en la preproducción. Además tenemos varias invitaciones en Buenos Aires, Córdoba, Cosquín  y en el camino que uno va recorriendo se van dando oportunidades”.

“El primer disco se llama Soy y al igual que el segundo lo pude obtener con la Ley del Disco. Un disco sale mucho dinero, y se nos hace muy cuesta arriba poder acceder y de pronto que podamos tener el apoyo de la Secretaría de Cultura y del Gobierno es muy bueno para todos los artistas”.

También dijo que “estamos en la búsqueda de un nombre para el disco, trabajando en el repertorio y armando los arreglos y creemos  en julio llegar con la grabación. Para mi a mis músicos los siento como una familia, como mis amigos”.

Al finalizar, la intérprete expresó que “me gustaría decirles a los jóvenes que si la música es su sueño que los persigan para conseguirlo, que se presentan piedras en el camino pero que no hay nada imposible, yo lo veía muy lejano llegar al escenario de Cosquín y de pronto uno trabajando y pisando fuerte siempre planteándote una meta, con humildad y respeto uno puede lograr lo que se proponga”.