Side Logo

07/03/18

"Las nuevas tecnologías son una herramienta para el periodista"

Nerio Tello habló sobre los nuevos desafíos que debe afrontar el periodista en la nueva era digital. Tello es periodista, escritor guionista, docente, autor y director teatral. Actualmente vive en Buenos Aires, en donde ejerce su amplia profesión que le permitió recorrer importantes medios de comunicación.


“El periodismo o el periodista funcionó siempre o hasta hace una década, más o menos, como un intermediario entre la información y el lector, oyente o televidente. Esa intermediación le permitía al periodista (y al medio) determinar qué de ese cúmulo de información que recibía era pertinente para transformar en noticia y hacerla llegar al consumidor”, reflexionó Tello. 

Asimismo consideró que “era, si se quiere, una posición de poder que podría cuestionarse, pero el periodista (y muchos medios) trabajaba con ciertos preceptos y ajustado a una ética en la mayoría de los casos. La ‘técnica’ le permitía discernir y decidir y, por cierto, a veces se equivocaba. Pero, se intentaba no manipular  el material con el que se contaba”.

Sobre las nuevas tecnologías opinó que “creo que las nuevas tecnologías son una herramienta en la tarea del periodista. Es decir, un medio para lograr un fin. Una herramienta no determina el contenido, puede mejorarlo (o arruinarlo)”.

“Lo que es visible es que la agenda periodística se amplía y las fuentes tradicionales ahora se ven atravesadas, por lo que aportan “no periodistas” a la construcción de la noticia (léase bloggers, periodistas digitales o personas particulares)”.

Además comentó que “las facilidades que brinda Internet, en principio parecen contribuir a mejorar la calidad del periodismo, tenemos más posibilidades de informarnos, más diversidad de fuentes, más rapidez en la comunicación”.

En tanto aseguró que “siempre hay un ‘pero’ en todo, vemos que en muchos casos los resultados fueron totalmente contrarios: se profundizó el facilismo, no se chequean los datos y prolifera la copia burda cuando no el plagio. Una mentira dicha a media voz puede ser una tragedia si se la propala a los gritos”.

“Esta irrupción de las redes, saludable en algún sentido, propicia terminar con la intermediación que proponía el periodismo tradicional. Se podría decir que Internet permite que no haya intermediarios, y eso es falso, porque sigue habiendo una intermediación, pero, en muchos casos, es una intermediación no experta, y que puede resultar irresponsable por desconocimiento o falta de escrúpulos”, subrayó el comunicador. También advirtió que “es palpable e inevitable que se haya producido una especie de paridad entre los periodistas y los que escriben en Internet y dicen que hacen periodismo. Para algunos esto produce una democratización de la información; para otros implica un riesgo muy alto”.

“Lo cierto es que la intermediación que proponía el periodismo tradicional se ha diluido. Ahora el desafío es sumar a la audiencia a la construcción informativa, lo que implica ponerse a la altura de esa audiencia, conocer y dominar las herramientas digitales, producir la tecnología necesaria y tratar de leer responsablemente los contenidos”, describió Tello.

La actualidad de los medios

Siguiendo su visión, el periodista describió que “lo curioso es que los medios de papel ve deteriorado su ‘modelo económico’ (cada vez se venden menos diarios) y a los de Internet les cuesta encontrar un espacio que les permita ser económicamente sustentables. Lo que lleva a preguntarme constantemente: ¿Esta diversidad nos hará libres o esclavos? ¿En el futuro todos seremos periodistas vocacionales y ninguno podrá vivir de su profesión? ¿O se despejará el camino y los buenos prevalecerán sobre los malos? A esta altura, la verdad es que sólo estoy seguro de mis dudas”.

Al ser consultado sobre cómo vive la innovación, el tema de la velocidad de la información y precisión de datos, Tello decidió puntualizar las respuestas expresando que “como periodista profesional hace más de 10 años que no trabajo dentro de las ‘estructuras’, por lo tanto, no puedo describir cuáles son los desafíos cotidianos y cómo se resuelven. Por conversaciones con colegas y por mis lecturas de medios electrónicos, puedo inferir algunas cosas que pasan”.

En tanto, mencionó que “la rapidez con que circula la información obliga a ser ‘cada vez más rápido’, eso no ha mejorado la comunicación, la hizo más ‘urgente’, con todos los riesgos que eso implica”.

Al finalizar, el comunicador compartió una exhaustiva opinión y señaló que “más rápido suele estar reñido con “mejor”. Más rápido implica menor chequeo. Por lo tanto, hay una sensible pérdida de calidad. ¿Hay más cantidad de información? Sí. ¿Eso es bueno o malo? No lo sé. Mi pregunta es: ¿Necesita el lector toda esa información para saber en qué mundo está parado?”.

“Desde ya. Hay que saber distinguir en la selva informativa lo principal de lo secundario, lo prioritario de lo accesorio, lo importante de lo superfluo. Pero esas decisiones muchas veces no están en manos de un periodista sino de un editor, es decir, de la política de un medio. Y cuando se trabaja solo, en manos del libre albedrío”, concluyó Tello.

Algunos datos

Tello es periodista, escritor, editor y docente universitario. Fue coordinador y productor de programas radiales, secretario de Redacción en los diarios Tiempo Argentino y El Cronista Comercial. Editor de las revistas Teatro al Sur y Visión Latinoamericana. Como escritor ha publicado más de 30 libros, entre otros: Crónica Narrativa (Ed. Ciccus); Periodismo Actual, Guía para la Acción (Ed. Colihue) y Escritura Creativa (Ed. Ciccus). Actualmente es colaborador en el diario Clarín, ha escrito además en las revistas Caras y Caretas, Ñ, Todo es Historia, Mecenas, Nómade, entre otras.  Es dramaturgo (premio Instituto Nacional de Teatro, 1998) y director de Teatro.