Side Logo

12/06/18

El cuñado del Rey de España a punto de ir a prisión por fraude

La justicia española acaba de dar su veredicto y el exduque de Palma Iñaki Urdangarín, cuñado del rey Felipe VI , quedó a punto de entrar en prisión.


Es la primera vez que un miembro -exmiembro, en su caso- de la familia real española es condenado a la cárcel por delitos de fraude al Estado. Un caso inédito de investigación judicial.

El Tribunal Supremo español lo condenó a cinco años y diez meses de cárcel. El fallo no implica el ingreso inmediato del exduque en la cárcel. Pero le será muy difícil eludirla.

La decisión implica una reducción de los seis años y tres meses de pena original de prisión para Urdangarín, el marido de la infanta Cristina , la menor de las hijas del emérito rey Juan Carlos .

Pero él decidió apelar ante el Tribunal Supremo con el argumento de que era "inocente" de todo y el consecuente pedido de anulación total de esa pena.

Por el contrario, la Fiscalía pidió elevar todavía más el castigo y llevarlo a diez años tras las rejas. La sentencia del Tribunal es definitiva.

Al decantarse por una pena mayor a los dos años será inevitable que el otrora niño mimado de la Casa Real española ingrese en prisión.

Se lo acusa de prevaricación, fraude a la administración pública y tráfico de influencias, además de otros delitos fiscales. Todo, a partir de la creación de Nóos, una supuesta fundación benéfica que, sin embargo, fue pantalla para millonarias maniobras.

La infanta Cristina, quien también se sentó en el banquillo de los acusados, fue absuelta. Pero se le impuso una multa de 265.000 euros por haberse beneficiado con las maniobras de su marido.

En un momento difícil para la monarquía española y con un asunto tan sensible, la decisión del rey Felipe fue apartar por completo a su hermana y a su cuñado de las apariciones públicas de la familia real.

Años atrás, Felipe y su hermana tenían excelente relación y era frecuente que ambas parejas salieran juntos y se los viera en público en amable sintonía.

Todo eso es parte del pasado y las operaciones por "lavar la imagen" de los Urdangarín han fracasado. El matrimonio y sus cuatro hijos viven ahora en Ginebra, en cuenta regresiva para el ingreso del exduque en la cárcel.