Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

08/10/18

Niños de La Rioja recuperan su capacidad auditiva a partir del desarrollo tecnológico

En La Rioja, las pérdidas de audición congénitas y adquiridas pueden ser tratadas para recuperar la capacidad auditiva, a partir del desarrollo tecnológico que permite contar con alternativas para tratar diversos tipos de hipoacusia con audífonos, implantes cocleares e implantes osteointegrados. Las intervenciones se están realizando en niños, en el Hospital de la Madre y el Niño..



El otorrinolaringólogo del Hospital de la Madre y el Niño, Carlos Iván Romero, en diálogo con EL INDEPENDIENTE contó que La Rioja en estos últimos años avanzó considerablemente en el tratamiento de los niños con  hipoacusia y aquellos en los que los audífonos no les resulta suficiente, permitiéndoles recuperar su capacidad auditiva con implantes.

Dependiendo del tipo de pérdida auditiva, el implante puede ser coclear o osteointegrado, ambos dispositivos son importados y son gratis para los niños que no tienen obra social. Hasta la fecha se realizaron 10 implantes, mientras se sigue valorando a los niños que necesitan este tipo de tratamiento.

 “Al sumarme al staff del Hospital de la Madre y el Niño en 2013, tomé contacto con una gran problemática en la provincia de los niños con perdida auditiva, llamados hipoacúsicos, que teníamos un gran porcentaje. Eso me prendió la alarma para ver cual era la dificultad dentro de mi especialidad, y por medios propios empecé a averiguar, me capacité en Buenos Aires, en Córdoba para que en la provincia pudieran tener el acceso a los tratamientos más avanzados”, relató Romero.

Y agregó: “Tenía que hacer de médico, abogado, contador porque en La Rioja era chino básico este tema de papelerios que implica los implantes auditivos, que hay de dos clases: Coclear y oesteointegrado, que vienen de Australia, son importados y tienen que pasar por una aduana”.  Para que pudieran comenzar a realizarse los implantes “me reuní con el gobernador Casas, le explique la problemática, la ayuda que sería para los niños y lo entendió bien. Después me reuní con la ministra de Salud, Díaz Bazán y conjuntamente llegamos a que se empiecen a hacer”.

El otorrinolaringólogo expuso que ya se hicieron seis implantes oesteointegrados, que es con cirugía y cuatro implantes cocleares también con cirugía. Asimismo, los niños menores de cinco años, tienen acceso a un novedoso sistema, consiste en una vincha “que tiene el procesador, como el osteointegrado, pero sin cirugía”. El profesional explicó que en el caso de los niños con menos de cinco años que requieren un implante oesteointegrado “no se les puede hacer la cirugía  por el espesor del hueso, entonces se pone esta vinchita que le permite escuchar”.

Tipos de implantes

Romero resaltó que el implante coclear, “es para los chicos que tienen  perdida auditiva prácticamente severa a profunda, porque también tenemos perdida auditiva leve y moderada, pero en estos casos va un audífono, cuando el audífono no da resultado recién ahí se puede estudiar un paciente para un implante coclear”.

“El implante coclear es una cirugía en la que previamente el niño pasa  por la psicóloga y otros controles. El implante va sobre una serie de electrodos en el oído interno del paciente. No así los implantes osteointegrados, que mayormente son hipoacúsicas conductivas, en lo cual el sonido no puede entrar en el oído del nene o del adulto por una microtia, que es una deformidad, ya sea del pabellón o el conducto, que produce una estenosis, un cerramiento  y no puede pasar el sonido de un oído”.

El profesional precisó que el implante oesteointegrado, “es también por cirugía, pero se pone el implante solamente en el huesito, diferente del coclear, y por fuera va un procesador que es parecido al audífono, que va bajo el cabello del nene, y es el que lo hace escuchar. El procesador en ambos casos es externo, en el coclear el implante va dentro del oído, pero por fuera también va un procesador como un imán”.

Romero explicó que con el procesador se deben tener ciertos cuidados cuando se baña,  cuando va a natación o cuando juega al fútbol, se recomienda sacárselo en estas situaciones  y luego colocárselo de nuevo. “El procesador es del tamaño de una moneda, por dentro se cierra la piel y queda por fuera el procesador”.

Edad apropiada

En relación a la edad en la que están indicados los implantes, el otorrinolaringólogo, informó que el implante coclear “con pérdida auditiva neurosensorial está indicado lo más antes posible. Lo ideal es que al año de vida esté implantado por la rehabilitación, el niño está aprendiendo cosas básicas como escuchar, hablar y pronunciar”.

En el caso del osteointegrado, está indicado “después de los cinco años porque el implante va en el hueso, como tiene un peso junto con el procesador, tiene que estar desarrollado el hueso, por eso a los niños menores de cinco años que necesitan un implante oestointegrado se les pone una especie de vincha hasta que se pueda realizar la cirugía. Pero el implante se puede hacer a cualquier edad,  cuanto más chico es mejor para educarlo, para la rehabilitación, que es la terapia auditivo verbal”.

El profesional aclaró que los pacientes que necesitan un implante oesteointegrado se lo pueden hacer a cualquier edad a partir de los cinco años, “porque el paciente tiene una agenesis por equis causa, y si ahora es grande no hay problema para hacerlo porque del otro oído está escuchando. En el implante coclear hay que ver muchas cosas, porque el que tiene hipoacusia neurosensorial no escucha, pero a la vez no habla, y a lo mejor tiene 30 años y se desarrolló con señas, y hay que valorar si es apropiado el implante o si le conviene seguir comunicándose así, porque tendría que aprender a hablar”.

Persiste el desconocimiento

Para Romero todavía hay mucho desconocimiento sobre las alternativas de tratamiento que tiene la perdida auditiva, “todavía sigo recibiendo pacientes no solo en el hospital, sino en la parte privada  de 9 años, de 12 años que la madre a veces estaba esperando que el niño escuche y si no habló es por algo”.

No obstante, resaltó que desde que se están haciendo los implantes, y se está difundiendo de qué trata, “hay más conciencia, siempre después de una nota (a través de los medios de comunicación) las madres concurren a la consulta para ver cual es la problemática de su nene, ya sea que no escucha, no habla o tiene una deformidad en una de sus orejitas”.

Intervenciones gratuitas

El médico comentó que en el sector público tanto el implante coclear, el oesteintegrado y la vinchita auditiva “mediante una ley son totalmente gratuitos. En caso de que tenga obra social se le indica por su obra social y los tiene que cubrir porque es una ley nacional. En nuestra provincia, en el caso del paciente que no tiene obra social, se  hace cargo el Estado, el Ministerio de Salud está comprando el dispositivo”.

Hasta el momento, las cirugías de ambos implantes, tanto las del sector público y con obra social que se realizaron en la provincia, se centralizaron en el Hospital de la Madre y el Niño. Romero, manifestó que en los próximos meses se realizará por primera vez un implante oesteointegrado por una microtia en una clínica privada. En tanto, comentó que en este momento “tenemos dos implantes que se están por comprar desde el Ministerio de Salud, y otro que se está por comprar por la obra social de la provincia”.

Entre los diez implantes que se realizaron “hay niños de Capital, de Chamical, de Vichigasta, de Villa Mazan. Uno de los que se va a comprar es a un paciente de Aimogasta”. A parte se suman “otros niños a quienes se les indicó audífonos, a otros se les hizo rehabilitación, depende de la perdida auditiva es la clase de audífono o implante que indica”, añadió el otorrinolaringólogo.

Resultados positivos

Romero resaltó que los resultados de los pacientes tratados con los implantes fueron muy positivos, “porque en el caso del oesteointegrado, que es de un oído, si bien el chico dentro de todo escucha y habla, eso le mejora su calidad de vida, no solo a él sino en su casa, en lo social y en la escuela”.

En este tipo de implante, el médico aclaró que en la provincia “no hacemos cirugía reconstructiva porque en mi experiencia de congresos, y de profesionales que  anteriormente lo hicieron, son chicos que tiene que pasar por muchas cirugías reconstructivas y se vuelve a cerrar, no es muy alentador, así que no lo realizamos”.

En el Hospital de la Madre y el Niño, Romero atiende pacientes hasta los 15 años, también tiene consultorio en el Sanatorio Rioja y el Centro Sagrada Familia. 



Te puede Interesar