Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

13/10/18

Alicia Corominas reeditó su reconocido libro Desandando La Rioja

Poeta, investigadora y docente, Alicia Corominas acaba de reeditar no solo uno de los trabajos más reconocidos de su autoría sino también una de las obras más exhaustivas publicadas los últimos años en la Provincia. Se trata de “Desandando La Rioja”. Una investigación interdisciplinaria ligada a la antropología, la arqueología y a la literatura por los poemas que incluye..



Desde su publicación en 2013, Desandando La Rioja recorrió la provincia y distintos puntos del país a través de charlas brindadas por su autora. Recibió distinciones y reconocimientos a nivel nacional y provincial y el acompañamiento del público fue tal que desde 2015 los ejemplares se agotaron. Por ello su redición a través de la Ley Provincial del Libro es una de las novedades editoriales más esperadas. “He recorrido desde ferias de libros hasta jardines de infante, y noto gran satisfacción de los docentes por la información que brinda el libro porque falta mucho por conocer. También nos está faltando integrarnos con aquellas personas que se sienten descendientes o que consideran como una comunidad que todavía persiste como diaguita. Acá tenemos los Chumbita, los Aballay, los Campillay por nombrar solo algunas. La negación está a la orden del día. Este resurgimiento de lucha contra los pueblos originarios es lamentable y quienes no se sienten identificados con los aborígenes se aprovechan del momento para desinteresarse más todavía o para atacar a quienes defienden a estos pueblos”, expresó la autora en diálogo con El Independiente Digital.

Consultada acerca de las novedades que propone esta reedición, Corominas detalló que “He sumado lo que tiene que ver con el Camino del Inca. Al momento de la primera edición estaba todavía como proyecto para que se declare como Patrimonio de la Humanidad. Los 40 km de La Rioja en el Camino del Inca es la información que actualicé, describo el trayecto de la parte nuestra que atraviesa el Famatina. Están todos los tambos y las cimas más elevadas de la cordillera donde se encuentran centros ceremoniales en dos de los picos del Famatina. Es como una invitación a una expedición de riesgo y de aventura. Información hoy necesaria que tiene que difundirse y conocerse más”.

Una de las particularidades se da en el contexto social en que esta segunda edición ve la luz, “El contexto es totalmente distinto porque cuando yo publiqué el libro nadie hablaba del aborigen. Estaba La Rioja Indígena de Víctor Robledo, pero este libro amplía esa temática y empieza con el español que entra invadiendo desde el Perú, todas las expediciones que pasaron por el territorio actual de La Rioja, con los cronistas que venían acompañando esas expediciones que tenían la visión del conquistador, venían con los españoles a apoderarse de estas tierras y destruir las poblaciones, se distribuían los aborígenes. Todo eso lo estudiamos en la escuela, pero no teníamos conciencia de los pueblos o culturas que primero transitaron esta región como pueblos nómades, después cuando ya se convierten en sedentarios y se establecen en este territorio y cómo se van sucediendo las distintas culturas porque no fue una sola. Estas culturas tuvieron su tiempo de permanencia, evolución y decadencia. Los incas tenían una mentalidad muy distinta a la de los españoles, cuando avanzan hacia al sur y constituyen el Kollasuyu que abarca esta región del noroeste argentino hasta la mitad de Mendoza o sea que los pueblos originarios que habitaban el territorio de La Rioja eran pueblos que también fueron invadidos por ejércitos poderosos de los incas, los mitimaes, ellos aquí lo que impusieron es el idioma quechua y la creencia de que el dios supremo era Inti, el Sol. Eso servía para unificar esa cantidad de pueblos de diversas culturas, pero no atacaron la cultura local de cada pueblo y la forma de vida”.  

Otro de los rasgos distintivos de esta obra publicada por Nexo Ediciones es el poemario que la autora escribió inspirada en sus investigaciones, “En una invitación para un encuentro de poetas reuní todas las poesías que tenía en el libro y me encontré con que leyendo solo la poesía yo tenía la historia que quería contar en este libro. La poesía intercalada con la prosa está enfatizando desde el sentimiento cómo yo siento ese momento, eso que estoy contando de la historia. Como ciencias que respeto la historia, la arqueología y la antropología, yo tengo que ser fiel a la documentación y a lo que existe, a lo que se puede probar, en cambio la poesía te permite imaginar, intuir y expresar de otra manera y hay personas a las que les llega más”.

Cosmovisión de los pueblos andinos

En tanto frente a la variedad de públicos con quienes la autora intercambió pareceres, Corominas analizó “Todos comentan que han leído o quieren leer información. Saber quiénes fueron los pueblos originarios de La Rioja, quiénes estuvieron antes de que llegaran los españoles. Este libro se va 12 mil años antes entonces son muchas las culturas y de todas tenemos restos entonces esa es información que desconocemos, por lo poco que visitan el Museo Inca Huasi o el Museo de la UNLaR, muchas veces si no tenés el guía en ese momento ves un montón de piezas, pero sobre en lo que nos dicen esas piezas está la historia, cuál es el mensaje, qué significan esas imágenes que ellos representan y en el libro para eso aconsejo la parte de cosmovisión de los pueblos andinos. No está centrada solo en los diaguitas sino en lo que es común a muchas culturas del noroeste andino, esa cosmovisión es tan sabia e interesante que nos plantea el preguntarnos qué pasó, por qué no seguimos con esos conceptos, valores y luchas por defender eso que se ha perdido y ahora lo queremos rescatar. Partamos por reconocer que estos pueblos originarios ya lo practicaban. Era su concepción de vida. Eso también nos va a permitir revalorizar a nuestros pueblos originarios por la sabiduría que tenían, no eran salvajes, no eran indios desnudos como tenemos lamentablemente representado al aborigen diaguita como un indígena que no es nuestro. No sabemos cómo vestían ni qué comían, cómo hacían sus casas y cómo fueron evolucionando y después cómo se destruyó todo eso para imponer una nueva cultura, una nueva religión, una nueva manera de vivir. Yo valoro a todos los pueblos que han podido mantenerse y seguir luchando porque las leyes nuestras los protejan. También hablo de las leyes españoles que protegían a los indígenas de los abusos que se cometían, pero no se cumplían. Los españoles decían se respetan, pero no se cumplen. Y ahora pasa lo mismo. Existen leyes constitucionales y no se aplican, en ese sentido no hemos avanzado nada respecto al tiempo de la colonia”.

Este es mi libro con mayor cantidad de ejemplares editados sin embargo en dos años se agotó y todos los años recibo llamados de distintos lugares. Por todas las ferias del interior siempre hablo sobre mi último libro (“Severa Villafañe: Una historia inconclusa”) pero siempre me preguntan de este entonces sentía una necesidad de entregar estos libros, pero no los tenía. Todo eso era muy movilizante y motivó esta reedición. A pesar de que se declaró de Interés Nacional y Provincial y debía estar en todas las instituciones educativas y culturales dice la declaratoria, eso quién lo lleva adelante. Entonces gracias a la Ley Provincial del Libro pude hacerlo. Es mi visión, pero no está alejada de la realidad actual de estos pueblos. Quiero tener un contacto mayor con las personas que se consideran descendientes de los diaguitas”.

En respuesta a cómo fue recibida esta investigación en el ámbito académico, Alicia Corominas explicó “Esta es una investigación de difusión. Aquí figuran las personas que he entrevistado. He recibido mucho agradecimiento por el trabajo, no he tenido criticas desfavorables. En la universidad lo he presentado y tuve resoluciones al respecto, y estoy integrando la Comisión de Pueblos Originarios de la UNLaR que también integra Roberto Chumbita y su hija, entre otros. Es una comisión de académicos, yo por mi trabajo y personas que se sienten indígenas y consideran que constituyen una comunidad que mantiene vivas las tradiciones. El objetivo es investigar lo que existe en nuestra provincia relacionado con los pueblos originarios, esas comunidades originarias e integrarlos, que nos aporten el saber de su realidad y hay especialistas de todas las disciplinas de la universidad. Este año se constituyó con resolución esta comisión”. 

Para finalizar la autora concluyó “Este el libro más completo que he producido desde la investigación histórica y el que pongo como ofrenda a quien quiera interiorizarse más sobre el tema porque conocemos muy poco sobre nuestro pasado. Nos centramos en nuestra historia del caudillismo, pero nos falta conocer de dónde venimos”.

Un paseo apasionante

El historiador Miguel Bravo Tedin dedica unas palabras en la contratapa de Desandando La Rioja destacando el gran valor de la publicación. “Desandando La Rioja es una obra elaborada con precisión, con un nivel pocas veces alcanzado en este tipo de libros, que bien puede ser considerada una obra realmente enciclopédica. Si algo asombra en el libro de Alicia Corominas es la minuciosa erudición en todo su texto. Desde el primer ser humano que se asomó a la América Precolombina, hasta fines del período colonial, la autora ha echado mano a la más completa bibliografía sobre cada uno de los temas que trata. Leer esta obra magnífica –aunque ya sobran los adjetivos- es un pasearse por todas las raíces de la cultura riojana. Sin ser especialista, ni en antropología, ni en historia, ni en geografía, ni en tantas disciplinas humanas y naturales, Alicia Corominas ha sabido buscar con absoluta precisión la cita puntual y el concepto esclarecedor que hace la lectura de esta verdadera enciclopedia, un paseo apasionante de todo pasado riojano.

Admira, provoca envidia a cualquier autor que se precie, conocer que esta mujer, con una curiosidad inmensa, haya podido elaborar una obra de tanta precisión y belleza como es Desandando La Rioja”.

Dónde adquirirlo

“Desandando La Rioja” puede adquirirse en Kiosco Matías, en Capital, y en la ciudad de Chilecito, en la librería Ágora.



Te puede Interesar