Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

20/11/18

En el fondo del océano

En este país no podes aburrirte nunca. Así me decía un viejo profesor formado en Europa. Allá todo estaba planificado por varios años y se podía prever lo que se haría sin incertidumbres por largo tiempo. En medio de lo del G20, los nuevos anarquistas que ponen bombas (y les explotan en las manos), una célula dormida del Hezbollah con dos detenidos, los que entran a la quinta del presidente (estos tres últimos actos los quieren clasificar como terrorismo), logran encontrar el submarino ARA San Juan..



Carlos Liendro

La gran ciudad que mira siempre más afuera que al interior del país o de Latinoamérica, se verá sacudida por todo el despliegue de seguridad ante la llegada de los más poderosos de la tierra. Desde Trump, Putín, y Xi Jinping y otros altos mandatarios (Teresa May de Inglaterra, Angela Merkel de Alemania). Se esperan siete mil personas a este Foro internacional creado en 1999. Nació a partir de la crisis económica del 2008, para salvar al capitalismo financiero. Del G7 pasaron al G20, para la cooperación económica, financiera y política. Una funcionaria ha informado que será mejor estar fuera de la ciudad estos dos días. A su vez trascendieron fotografías de cómo bajaban equipos, armamentos, sistemas de vigilancia y control en los niveles más sofisticados. Los servicios secretos europeos no querían que intervinieran los rusos y menos en la cocina. Llegaran también un portaviones que siempre acompañan a un mandatario norteamericano; se hará presente como lo hicieron en aquella vez en Mar del Plata. Fue cuando vino Bush en noviembre de 2005 a la IV Cumbre de las Américas y se realizó la ‘Contracumbre del ALCA’. Algunos de los ejes que se planteaban aquella vez, eran semejantes a lo que se sigue proponiendo hoy  para nuestra sufrida Latinoamérica. Como siempre desde el modelo neo liberal proponían: la desregulación de los mercados, la privatización de los servicios públicos, la circulación libre de mercancías y capitales. Todas estas medidas- hay que dejar bien aclarado-  solo refuerzan a las grandes corporaciones y al capital financiero, debilitando los Estados. Por eso siempre las espadas periodísticas y los holdings oficialistas  contra ‘el populismo’ de un Estado que debe regular, la distribución de tanta acumulación de riqueza en manos de unos pocos.

Luego que se cumpliera un año de la desaparición del ARA San Juan, los familiares fueron informados que el Ocean Infinity (nave altamente tecnologizada con submarinos robots, que fue contratada después de pasar bastante tiempo) había encontrado el lugar donde está el submarino. Las fotografías (unas 67 mil dicen ahora), mostraban partes del casco de la nave y la hélice, a 600 metros bajo océano. El fin de semana largo desfilaron por la TV varios peritos navales explicando qué se veía (eran tres fotografías que mostraban todos los canales), cómo había sucedido, ó cómo pudo haber pasado. Eso se mezclaba con la transmisión en directo desde Mar del Plata, de los familiares de los 44 marinos del submarino San Juan. A partir de ahí comenzó como una segunda parte en este triste tema que enluta a los argentinos. Por un lado salieron los funcionarios rápidamente- como elefante en un bazar- a defenderse y a responder la cuestión solo políticamente. Era patético escuchar a uno de ellos ´devolver’ en palabras a aquellos que no solo lo acusaban de inútil sino de no tener un mínimo de piedad para comprender el dolor de esas familias. “Ahora, ya no pueden decir que los bombardeó otro submarino”, “que estaba en las Islas Malvinas”, “que lo había chocado un pesquero chino, y toda esa sarta de cosas que dijeron”, decía este funcionario hasta en forma enojada. Fue con tan poco tacto político (para decirlo de alguna manera) que enseguida salió a hablar de que “no se iba a poder reflotar el submarino”- ante el pedido de los familiares-, “que esa operación le saldría al gobierno unos 4 mil millones y que eso podría ser destinado a la pobreza del país”. Lo que uno a veces duda en este tipo de información es: si la tiran a propósito, o son unos salvajes insensibles. Es decir, podría haber acompañado ese funcionario un tiempo de silencio por el duelo que están tratando de elaborar, las mujeres, los hermanos, los padres de aquellos que se hundieron en el submarino. Por eso costaba también escuchar a los peritos, que hablaban en un lenguaje técnico, frío, de ‘cosas’, implosión- explosión, y ya especulando con errores humanos. Todo esto figura en una causa que lleva adelante una jueza del sur, adonde le hacen llegar todas las pruebas, para tratar de saber la verdad y que haya justicia.

Comienza una tercera parte en medio del dolor. ¿Hasta dónde se les cree en información lo que han dicho los funcionarios actuales? Por un lado parece estar el tema económico, por otro querer conocer cómo fue el contrato con la nave que detectó el lugar y la versión de que tenía otros fines; se suma las fotos que aparecieron hace poco y muestran que ya en diciembre de 2017 estaba localizado el lugar donde ahora se informa que se lo encontró. Y para tratar de entender, ver la desesperación de los familiares que han reclamado (por el abandono que sintieron de parte de los responsables del  gobierno) con sus marchas, sus innumerables pedidos, empieza la división clara entre: quienes quieren que los cuerpos de los marinos queden  en el fondo del océano y quienes piden que deben ser extraídos de allí.

 



Te puede Interesar