Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

22/03/19

Continúan aumentando las motocicletas secuestradas y ya serían cerca de 1.700

Desde la Policía informaron que en el predio de la Dirección de Seguridad Vial hay aproximadamente 1.700 motos que fueron secuestradas por falta de casco o alcoholemia positiva de sus conductores, que aún no fueron retiradas por sus dueños. Señalaron que pese a las moratorias realizadas, el número de vehículos sigue aumentando y pronto no tendrán espacio en el predio.



Según indicó el jefe de la Dirección de Control de Tránsito y Seguridad Vial de la Policía, Hugo Madrid, al día de hoy hay casi 1700 motos en el predio ubicado detrás de la Alcaidía capitalina, que aún no fueron retiradas por sus propietarios.

En este sentido, explicó que “de la cantidad de motos debemos hacer una división de las que fueron secuestradas por infracción a la Ley 9046, que es por el mal uso del casco, esto es cuando no lo tienen puesto o lo tienen en el codo, por ejemplo. De este tipo tenemos la mayor cantidad, que son más de mil motos. Y otro tanto, que son más de 600, que es por infracción a la ley que es conocida como Decreto 840”, es decir, por alcoholemia positiva de sus conductores.

“En estos casos, la gente no las retira a las motos porque las multas son muy abultadas, y por vehículos que se pueden conseguir a 10 mil pesos, en algunos casos deben pagar una multa de 35 mil pesos”, dijo el comisario, al tiempo que agregó que, pese a las tres moratorias que se realizaron durante sus casi dos años de gestión, que posibilitó retirar rodados secuestrados con las multas máximas pagando sólo 800 pesos, “y aún así la gente no fue a retirar sus motos”.

“Tenemos vehículos que son de cuando nosotros funcionábamos en el Parque Industrial, es decir de hace 12 años aproximadamente. Uno presupone que por el tiempo y los factores climáticos, estos vehículos ya tienen su deterioro, por lo que creemos que es imposible que sus propietarios las retiren”, espetó Madrid.

Ante este panorama, reconoció la preocupación de la fuerza de que, a este ritmo, pronto sea imposible seguir acumulando las motos en la sede de la Dirección. “Seguramente el predio va a quedar chico ante la cantidad de rodados. Las moratorias que se han realizado, fueron por iniciativa de esta Dirección porque nos veíamos sobrepasados y ya no tenemos espacio físico, por lo que nos comunicamos con los superiores y solicitamos estas medidas”.

Finalmente, consultado sobre la posibilidad de realizar un remate de las motocicletas secuestradas, expresó que esta medida se realiza en otras provincias “pero debe ser una decisión política porque no es una medida sencilla. Se necesita un organigrama, la presencia de un martillero público, un juez de Faltas, y quizás esa es la principal traba para que se realice”.

 

 

 



Te puede Interesar