Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

15/05/19

Cuando el cáncer se detecta tempranamente, el tratamiento es sencillo

El reconocido médico ginecólogo, Diego Corigliani, remarcó la importancia de hacer los exámenes ginecológicos además de “sacarse el miedo” en las consultas..



Todo ello, en el marco del Día Provincial de la Prevención del Cáncer de Cuello de útero, apuntó también a la detección precoz y a las nuevas tecnologías en los tratamientos.

El profesional explicó como es el proceso de ésta patología señalando que “el cáncer de útero es el que se genera en el cuello,  en la parte más finita que asoma a la vagina, son células que se degeneran y se transforman en anormales que con el tiempo llevan a que se forme un tumor y que se origine ahí, el cáncer de cuello de útero”.

Agregó que es uno de los cánceres más frecuentes de la mujer, al igual que el de mamas.

Continuó “hoy, la causa más frecuente que esas células se degeneren, es por el Virus de Papiloma Humano (HPV) “

Sostuvo que el virus se transmite a través de las relaciones sexuales, a su vez  aclaró que “tampoco toda mujer que tenga el HPV, quiere decir que tenga cáncer de útero, intervienen otros factores como ser ambientales, hereditarios, genéticos que llevan a que una mujer sumado al HPV se desarrolle el cáncer de útero”.

En la actualidad los métodos preventivos son la vacunación (HPV) a niñas a partir de los 11 años “lo ideal sería que se la coloquen antes de iniciar su vida sexual” expresó el profesional.

Asimismo dijo “también se puede detectar el HPV en mujeres, pero no son las cepas que  llevan al cáncer de útero, pueden ser verrugas nada más, y que se curan y  después  puede colocarse la vacuna”.

El método para detectarlo sería la colposcopia y el papanicolau, que consisten en sacar una muestra de las células que están en el orificio del cuello del útero.

Además el especialista precisó que existen dos  tipos de cáncer,  “el más frecuente es el epidermoide, es el que está hacia fuera y el adenocalcinoma,  es el que está metido adentro del  canal” subrayó.  

Agregando que “cuando uno lo detecta tempranamente a través del papanicolau, el tratamiento es sencillo, se hace un cono o con un aparato de láser,  es decir, se “saca un pedacito del cuello  del útero” se lo estudia y si se ve que el borde que se sacó esta todo normal y que las células alteradas están incluidas en ese “pedacito” que se sacó por éste método, ya se curaría del cáncer conserva el útero y puede tener bebes” precisó Corigliani.

También recomendó hacer el exámen de  papanicolau a partir de los 16 años, una vez por año.

“En el sector privado, hemos detectado cáncer de útero entre los 40 a 50 años, lo que hemos visto  más tempranamente, es cáncer de mamas, en chicas menos de 30 años que no es tan frecuente” agregando “por año detectamos entre 4 o 5 cáncer de útero y en estadios temprano  y que han tenido solución” manifestó

Alerta a los síntomas

“Una mujer tiene que estar alerta  a los síntomas de sangrado, entre medio de las menstruaciones, al tener relaciones, dolor,  y flujo con mal olor que también ese flujo puede ser por una bacteria” dijo.

El profesional de la salud, apuntó a la colocación de la vacuna (Virus del Papiloma Humano), a los exámenes anuales de papanicolau y colposcopia, tener una pareja estable, en lo posible no tener relaciones sexuales tempranamente, el cuidado con el preservativo, éste cáncer se relaciona también con las enfermedades venéreas (sífilis, gonorrea).  

Derribar mitos

Diego Corigliani expresó “como ginecólogo lo que me tocó observar, es que tienen miedo de hacerse el PAP” aclaró también “hoy en día, las jóvenes ya no tienen ese miedo  como las mujeres más grandes”

Finalizó recomendando “hacerse  el papaniclolau anualmente y ante cualquier síntoma consultar al médico ginecólogo  (sangrados, flujos) que al tener éstos ´síntomas no significa que sea cáncer”.

 

 



Te puede Interesar