Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

19/09/20

Murió Francisco Madariaga Quintela, el nieto recuperado 101

Estaba entre los pocos que pudieron reencontrarse con un progenitor. Su infancia fue tortuosa, sufrió violencia física y psicológica por parte de su apropiador, dijeron las Abuelas. 'Construyó vínculos y amistades entrañables que lo extrañarán; sentiremos su ausencia'.



El nieto recuperado Francisco Madariaga Quintela murió ayer a los 43 años por problemas de salud producto de una diabetes que arrastraba desde hace tiempo. Fue de los pocos nietos que se pudo reencontrar con un progenitor, su padre, Abel Madariaga, que integra la comisión directiva de Abuelas de Plaza de Mayo, la organización que confirmó la noticia del fallecimiento.

Francisco había recuperado su identidad en febrero de 2010. Fue el nieto recuperado 101. Nació en julio de 1977 en "El Campito", el centro clandestino de detención dentro de Campo de Mayo, donde su madre Silvia Quintela fue llevada después de haber sido secuestrada el 17 de enero de ese año. Al momento de su desaparición, estaba embarazada de cuatro meses. Mientras, Abel se exilió en Suecia y en México. Regresó al país en 1983 y se sumó a la lucha de Abuelas.

En documental sobre "El Campito", Francisco evoca a Silvia. "Para mí, lo más grande que recuperé en mi vida es haber conocido quién fue mi mamá", dijo.

El nieto recuperado Francisco Madariaga Quintela murió ayer a los 43 años por problemas de salud producto de una diabetes que arrastraba desde hace tiempo. Fue de los pocos nietos que se pudo reencontrar con un progenitor, su padre, Abel Madariaga, que integra la comisión directiva de Abuelas de Plaza de Mayo, la organización que confirmó la noticia del fallecimiento.

Francisco había recuperado su identidad en febrero de 2010. Fue el nieto recuperado 101. Nació en julio de 1977 en "El Campito", el centro clandestino de detención dentro de Campo de Mayo, donde su madre Silvia Quintela fue llevada después de haber sido secuestrada el 17 de enero de ese año. Al momento de su desaparición, estaba embarazada de cuatro meses. Mientras, Abel se exilió en Suecia y en México. Regresó al país en 1983 y se sumó a la lucha de Abuelas.

En documental sobre "El Campito", Francisco evoca a Silvia. "Para mí, lo más grande que recuperé en mi vida es haber conocido quién fue mi mamá", dijo.

El caso de Francisco se resolvió dos semanas después de haberse acercado a Abuelas. Él mismo había contado su historia a Página/12. cuando su apropiador, el represor Víctor Alejandro Gallo, intentó benficiarse con el 2x1 que la Corte Suprema dio luz verde en 2017, hasta que debió dar marcha atrás.

Quien decía ser su madre, Inés Susana Colombo, le había confesado que lo habían traído de Campo de Mayo. También le dijo que que su exesposo, Víctor Gallo, oficial de Inteligencia del Ejército Argentino y miembro del Batallón 601, le había dicho que estaba abandonado en el Hospital Militar. De acuerdo a lo que contó Colombo, Gallo llevó al bebé a su casa el 10 de julio de 1977, cuando todavía tenía el cordón umbilical.

Al despedir a Francisco, Abuelas recordó que su infancia "fue tortuosa, sufrió violencia física y psicológica por parte de su apropiador, que lo mantuvo cautivo como botín de guerra. Consecuencia de esos maltratos desde temprana edad, se le declaró una diabetes insulinodependiente con la que peleaba a diario".

Tras recuperar su identidad, pudo rehacer el vínculo con su padre biológico y el resto de su familia. También lo hizo a través del fútbol, como hincha de Independiente, que lo reconoció como nieto recuperado.

Abuelas lamentó su muerte así: "Construyó vínculos y amistades entrañables que lo extrañarán; sentiremos su ausencia. Hoy queremos acompañar especialmente a nuestro compañero Abel, secretario de Abuelas, y a todos sus familiares, a quienes abrazamos a la distancia. Hasta siempre, querido Francisco".

Fuente Página 12