Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

12/01/21

Llegó el Año 2021: ¿La Esperanza Intacta?

Año Nuevo. Es el momento de la evaluación, de la perspectiva en el tiempo, de la reflexión, del compromiso a pesar de todo, de seguir la construcción de un mundo mejor, es el instante también de los sueños para no perder las esperanzas. En el Año Nuevo, que se inicia, nuevamente estará marcada la línea de partida. Entonces los pueblos del mundo saldrán a caminar y en ese caminar, van tejiendo en el tiempo la urdiembre de la vida entre luces y sombras, luchas y esperanzas, que se van cimentando en la memoria colectiva y en el hacer personal y compartido.



Por Guito Vergara
 
En el año nuevo, sin dudas, todos y todas seremos protagonistas en ese caminar, debemos tener en cuenta siempre, que lo que sembramos vamos a recoger. No hay otro camino, el desafío es elegir bien las semillas que sembramos. Ocurre lo mismo con otros planos, no 
podemos convocar a construir un orden nuevo con un discurso serio y con convicciones, junto al viejo orden corrupto y “camandulero,” que se resiste a irse para seguir usufructuando las “mieles” del poder, por miedo a las consecuencias de tener que rendir cuentas el pueblo y luego a la justicia. ¡¡Se resiste a irse!! Un concejo que tal vez sirva: “no subestimemos la memoria de la gente, porque cuando pierde la paciencia sabe hacer tronar el escarmiento “(Perón). La gente no se olvida. 
 
En el Año Nuevo continua aun el tiempo del despojo, seguimos estando ante el despojo. 
 
Este despojo tiene como víctima a la Municipalidad de la Capital, estamos ante un real avasallamiento de la autonomía política y financiera y como consecuencia de ello se han alterado los servicios indispensables que la comuna debe brindar para el bienestar y la sanidad de los riojanos. Junto a la llegada del año 2020, asumieron el nuevo gobernador de la Provincia Ricardo Quíntela y la nueva Intendenta de la ciudad capital Inés Brizuela y Doria.
 
El Covid 19 y la pandemia durante todo el tiempo condiciono la vida de todos los riojanos. 
 
La administración pública se vio impedida de funcionar de manera habitual y los ciudadanos tuvieron limitaciones a circular y reunirse de manera normal y poder trabajar a pleno. Los niveles de contagio y muertes fueron intensos y golpearon al pueblo riojano. Con mucho dolor hemos registrado desde el marzo pasado a la fecha, 428 fallecidos, 9282 infestados y 8769 recurados. Estamos como provincia con unos de los mayores índices en el país de muertos sobre casos acumulados.
 
Dos deudas del año 2020. La contratación por parte del ex intendente de la capital Paredes Urquiza de casi 100 personas (los PEM) con sueldos miserables y sin ningún tipo de estabilidad laboral. Un “ninguneo” a los trabajadores (P.E.M). La otra deuda lamentable, es la situación de los trabajadores de la empresa de colectivos San Francisco. Intereses encontrados sobre la prestación del servicio urbano, no avizora una solución inmediata, por cierto, pagan las consecuencias los usuarios del servicio y los trabajadores de la empresa. 
 
Desde mayo pasado, 80 trabajadores y sus familiares desandan los laberintos de la desocupación, la desesperanza y la sensación del salto al vacío. Sin trabajo y sin lo básico para vivir. Nada está firmado como compromiso real de solución, lo único autentico y existente es que todavía no les han talado a los trabajadores la voluntad de resistir, por ello van a continuar con el acampe en la plaza 25 de mayo. 
 
Quizás nunca como ahora, vemos en todo el país y lo más sorprendente en un régimen democrático, un abandono semejante a los sectores más vulnerables. Es el caso de nuestros jubilados, como otros tantos agrupamientos sociales condenados a la deriva y a la desesperación. Decía Perón y Evita: “Los únicos privilegiados son los niños y los ancianos”. 
 
El Año Nuevo nos presenta un dilema serio a resolver: La Pobreza, los Jubilados y los Niños. 
 
Según las estadísticas de la Universidad Católica Argentina