Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

26/08/21

Sañogasta Eres...

El día 26 de agosto de 1640 fue entregada por el entonces gobernador de Córdoba, Francisco de Avendaño y Valdivia, la merced sobre el pueblo de indios de Sañogasta a Don Pedro Nicolás de Brizuela. Es por ello que se instituye el 26 de agosto como día Aniversario de Sañogasta por decreto del Poder Ejecutivo Municipal, en agosto de 1999.



El Municipio de Chilecito declaró Patrimonio Histórico en 2001 la propiedad de mi padre, el poeta sañogasteño Alberto Gabriel Ocampo, ubicada en el Barrio “El Pozo”, Paraje “El Brete” de Sañogasta, y en virtud de un proyecto de la Concejal, mandato vencido por Sañogasta, la Abogada  Graciela Soria,  fue restaurada  e inaugurada como “La Casa de Inspiración del Poeta Alberto G. Ocampo", el día 26 de agosto de 2004.
 
Por aquellos días escribí el texto “Sañogasta Eres…” que he actualizado en el presente para incluir el Decreto del Vaticano declarando Venerable a Isora María Ocampo, nacida en una cueva del Famatina cercana a Sañogasta. Lo comparto con usted lector:
 
Sañogasta Eres...
 
Sañogasta... eres la Iglesia de San Sebastián y de la Virgen de la Candelaria. Eres el Barrio “La Calle”, también llamado el “Alto de la Iglesia” o el “Alto de El Carmen”. Eres las cuatro imágenes de San Sebastián, la que trajeron de España Don Pedro Nicolás Brizuela y su esposa Mariana Doria allá por el 1600 y que conservan sus descendientes, la existente en tu templo, su réplica y la de la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, la de Piedra, construida por Doña Nicolasa Elizondo de Perafán en el Barrio “La Puntilla”, al frente de tu Escuela 188, “General José de San Martín”, cercanas a la Ruta 40. Eres “Chucuma”, “La Carrera”, “El  Alto” y “La Calle”. Eres “El Pozo”, “La Puntilla” y “San Ramón”.  
 
Eres  “Alpa”, “La Quinta”, “Chacarita” y “La Ciénaga”. Eres la cultura y la tradición atesorada por tus mayores y por tus docentes. Eres la sonrisa en los ojos de tus niñas y niños. Eres la tierna mirada, las sabias palabras de tus mayores.
 
Eres “El Brete”, el de la Casa de Inspiración de uno de tus hijos escritores, el Poeta Alberto Gabriel Ocampo. Eres “La Banda” y eres el Parque “El bosquecillo”, con sus vertientes de aguas cristalinas y frescas que riegan los berros al costado del río que viaja hacia Nonogasta, para regar parte de tu valle Famatina Antinaco. Eres tus nogales que “se visten con sus trajes grises” como dice Rosana Neri, una bella joven a la que diste vida.
 
Eres el progreso sostenido en la fertilidad de tu tierra y en el trabajo de tus hijos. Eres “el otoño no es triste en Sañogasta” de tu “Tato” Páez
 
Eres la viva presencia de los signos y los valores de los habitantes primeros que poblaron tus valles y quebradas. 
 
Eres los senderos de luz, de amor, de humildad y de fe de Isora María Ocampo Dávila, nacida a las tres de la tarde de un 15 de agosto de 1841 en una cueva del majestuoso y siempre nevado cerro Famatina y fallecida el 28 de diciembre de 1900 en el Monasterio de Santa Catalina de Siena de Córdoba donde desde los 26 años fue monja profesa de la Orden de Santo Domingo. 
 
Declarada venerable el 18 de mayo de 2018 por la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano como Sor Leonor de Santa María Ocampo, se encuentra en proceso de beatificación y santificación.
 
Eres los pasos de Don Nicolás Dávila y de sus bravos riojanos, rumbo a la gloria de Chacabuco, junto a San Martín.  
 
Eres tus callejones poblados de silencios, de voces e imágenes de los que ya no están, evocados por el Toro Páez.
 
Eres la mirada ilusionada de tus niños y el rostro sereno y radiante de fe de tus mayores en conjunción con la belleza de tus zorzales besando viscos y nogales al compás del canto de tus chicharras y de tus “ulpishitas”. Eres tu nueva plaza, la que nunca tuviste,  nacida por iniciativa de tu Concejal la Abogada Nicolasa Graciela Soria con un bello proyecto creado por tu Arquitecta Leticia Torres Pagnusatt allá por el año 2006, concretado posteriormente. la que hoy crece hacia tu corazón en comunión con los gritos de tus niños jugando alegres, el chirriar de tus hamacas, el perfume de tus jardines, los bancos del amor naciente, la sombra de tus álamos y algarrobos y la familia reunida. Eres tus senderos vestidos de “locontes”, sonoros por el canto de tus cabecitas negras, tus “venteveos”, tus “reinas moras”, el cucú cucú de tus “yantas”, de tus crespines y tus “ruchitas del cerco”, que recorren tus quebradas y tus lomadas, algunos de tierra fina, otros pedregosos.
 
Eres tus calles, ardientes en tus siestas, mas frescas y perfumadas en tus amaneceres esplendorosos hacia una “solemne” calma que viste tus mañanas. 
 
Eres tus caminitos que serpentean por entre las fincas y los cerros y que recorre tu gente que te quiere y que te cuida, como quiere y cuida a tu cerro Famatina que te da el agua y que es la fuente eterna de tu vida. Eres tu grito universal “El Famatina no se toca”.
 
Eres tu luna que viaja acariciando tus montañas y tus nubes desde lo nuevo hasta lo lleno de tus días, como viaja la sabia de tus nogales, de tus vides, de tus durazneros, de tus higueras y de tus membrillares hacia tus frutos apetecidos. Eres el perfume que exhala tu tierra cuando la lluvia bendice tu flora esplendorosa, un perfume único y delicado, mezcla de los aromas del te de burro del cerro, de la albahaca que puebla tus acequias y de las flores silvestres que pintan tus laderas.  
 
Eres los ecos múltiples de los truenos en tus montañas.
 
Eres los yuyos de tu Doña Nicolasa, de las margaritas del campo a las que les canta tu poeta Alberto Gabriel Ocampo, del poleo que enriquece los mates junto al brasero, de las cáscaras secas de las nueces después de la cosecha, de tus rosas, de tus dalias, de tus junquillos y de tus jazmines que engalanan tus jardines. Eres tus hombres yendo a juntar el agua en el Río Miranda en el verano. Eres tus mujeres haciendo dulces de duraznos y membrillos en las pailas de cobre. 
 
Eres tu juventud estudiosa, festiva e inquieta que tiene su Instituto San Pablo fundado por el Padre Dionisio Anzaláz y el Instituto Superior de Formación Docente “Profesora Sonia Gallego”, una de las 89 instituciones creadas por la Profesora Teresita Cavero.  Eres tus hijos que regresan de otras latitudes a invertir en tu progreso. Eres la “Navidad en Familia” en tu club Olivero Dugan. Eres el espacio de multitudinarias manifestaciones de fe a San Sebastián y a la Virgen de La Candelaria. Eres tu Grupo de Oración al Sagrado Corazón de Jesús de Doña Nicolasa.
 
Eres la  mansión donde habitan las creaciones literarias y artísticas de tu gente y la obra y las curaciones de Doña Nicolasa. Eres la tierra fecunda que se ofrece para que progresen tus hombres y tus mujeres y que atrae fuertemente a aquellos que tienen la dicha de contemplarte y respirarte. Eres la  magia de tu “Peón Nogalero”.  
 
Sañogasta..., eres mi niñez, mi adolescencia, mi juventud y mi madurez. Y eres el lugar donde habitan los recuerdos de los mayores que hicieron tu grandeza, que construyeron tus canales, que poblaron tus campos de alamedas y de cercos y que hicieron de tus días un lugar para el ensueño. Un ensueño que crece en la permanencia de tus valores.
 
Eres la ternura de unos ojos verdes con el color de las hojas tiernas e inquietas de tus álamos en primavera. Eres la placidez creativa debajo de tu nogal en “El Brete”, el trino de tus pájaros y el canto de tus chicharras.
 
Ingeniero Jesús Matías Filomeno Ocampo. 
 
La Plata, Buenos Aires, República Argentina, 14 de agosto de 2021