Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

27/08/21

La nueva política: La ética de las convicciones o la ética de las conveniencias

Los argentinos estamos viviendo una crisis profunda e integral, en la que se juega nuestro derecho a la vida misma y a la libertad.



Por Guito Vergara

Se trata de una situación en la que es indispensable promover un debate consciente y profundo sobre la etapa que atravesamos y lo que esta exige de nosotros. Por ello, estamos convencidos que, sin un pueblo, decidido a construir su propio destino, será difícil alumbrar un nuevo camino. Falta poco tiempo para elegir en el país una parte importante de diputados nacionales y provinciales. Con un clima de intranquilidad, desazón y enojos, nuestra provincia elige ocho diputados provinciales y dos para el estamento de legisladores nacionales, el estado de animo de la gente, no es el mejor. la realidad es cruda y golpea fuerte. Tenemos más del 50 por ciento de pobres, cientos de fallecidos por el Covid 19, una grieta enorme de la clase política con el resto de los ciudadanos y un horizonte lleno de incertidumbre. Debe emerger necesariamente, desde los restos de esta crisis, la Nueva Política. El nacimiento de la Nueva Política tendrá que imponer condiciones de base para hacer posible una sociedad más justa. No es posible la construcción de la Nueva Política con parte del Orden Viejo. Responsables del nocivo presente. Las alternativas de un cambio en serio, tiene que ser transparente entre el discurso y la construcción del nuevo espacio, que no debe dejar dudas sobre los actores de la propuesta. Con la misma praxis en la construcción política y la misma articulación con el discurso. El colapso actual de la crisis en materia política debe ser situado en los términos de crisis de representación. Cuando lo llamamos de ese modo no nos referimos solo a los partidos políticos sino al conjunto de las instituciones que convivieron, convalidaron y fueron conniventes con esta verdadera estrategia de la desigualdad. Desocupación, pobreza, deuda externa, pandemia.  De un lado y del otro extremo de la grieta. Iguales. Sin licencia social, con la memoria del pueblo vigente sobre el golpe militar, será imposible querer justificar la complicidad en democracia con los responsables del pasado oscuro del golpe militar. Las aguas del “rio Jordán” no son suficientes para expiar los pecados de corrupción y de haber avalado a los responsables del genocidio que violaron los Derechos Humanos en nuestro país “. La vara que rige nuestras conductas humanas, se acortan o se agrandan de acuerdo al cumplimiento de nuestra normas morales- Los desaparecidos son el limite ético de aquella barbarie. Sería conveniente, en el presente tiempo de elecciones, de candidatos, votos y campañas, empezar a preguntarnos, como ciudadano de la Nueva Política, por las propuestas y los antecedentes de los candidatos, instalar el debate como un aporte del pensamiento crítico.

Max Weber – 1864 – 1920 -. Sociólogo, economista, jurista, historiador y político alemán nos convoca a pensar en la ética como un instrumento esencial en la política. En su obra: “La ética protestante y el espíritu del capitalismo”, Max Weber ha volcado en ese trabajo algunas de sus principales obsesiones morales y a rescatado como investigador un tema predominante la socióloga de la religión. Vamos a tomar de Max Weber su interés por la sociología, que es la ciencia que trata de las estructura y funcionamiento de las sociedades humanas. Una de sus tesis fuertes, fue la ética en la política. Fundador del partido de centro izquierda de Alemania, en campaña para diputado nacional pronuncia sus discursos con un fuerte acento sobre la ética en la política. Uno de sus pronunciamientos más conocido sobre el tema moral: “La ética de las convicciones o la ética de las responsabilidades”, marcaron en el mundo comparaciones de situaciones inherentes a la moral en la política. Uno de los grandes pensadores riojano Ricardo Mercado Luna sentencio un pronunciamiento ético invalorable sobre nuestro pueblo: “La Rioja de los hechos Consumados”. No se equivocó absolutamente en nada.