Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

11/01/22

El peronismo partido de masas o partido de cuadros

El presente documento es el resultado del encuentro de militantes de Partido Peronista La Rioja Federal, esto es así, por que el presente documento tiene como intención que sirva como material de la discusión sobre los orígenes de los partidos políticos después del Segunda Guerra Mundial. Partido de Masas o Partido de Cuadros.



Por Guito Vergara

Todo cuanto digamos será la expresión de hipótesis de trabajo o líneas de acción, que surgen de la practica con los compañeros. Las ideas, junto a la organización, ayudan a vencer el tiempo, sino también le oponen un muro infranqueable al oportunismo o la desviación. ¿Cuáles son los orígenes del Peronismo como idea política y social y el esquema orgánico de su funcionamiento? Somos un partido de masas o un partido de cuadros.?

Decía Perón: “Para un argentino no debe haber nada mejor que otro argentino”. Al mismo tiempo era elegido por tercera vez Presidente con el 62 % de los votos, hecho que solo fue igualado en nuestra historia en 1951 por el mismo. El peronismo se expreso desde sus orígenes, como un aluvión en caída libre, imparable. Los trabajadores argentinos, decidieron por primera vez ser los actores principales y eligieron a Juan Domingo Perón como su líder y conductor. (17 de octubre de 1945) Pero lo que no pudo aniquilar la dictadura del General Videla, lo hizo la corrupción y el olvido, el proyecto de Perón y Evita fue tergiversado o reemplazado por el de sus enemigos. Necesitamos rescatar el Proyecto de Perón, actualizarlo a la Argentina de hoy y contribuir a reencausar el movimiento nacional en la línea independentista. Frente a la enajenación del patrimonio público, la mafiosidad y la corrupción, es necesario promover un debate que coloque las causas nacionales como vértice de construcción de un amplísimo frente emancipador. ¿Partido de masas o partidos de cuadros?, es la disyuntiva como construcción política, el concepto es emergente, al final de la barbarie de la Segunda Guerra Mundial. De ello se trata. El General Juan Domingo Perón consideraba aquellos enfrentamientos bélicos como una salvajada del hombre, pero también convenía   que agotado el dialogo, la violencia era la máxima expresión de la política. Sin justificarla, sabía bien que la violencia acotaba los espacios del dialogo.  Por ello siempre brego por los acuerdos en la construcción política. Perón entendía desde su lugar como observador de la guerra, la preparación de todas las estrategias y las tácticas de los bandos en pugna, el armamento sostificado en gran escala, la complicidad a participar en algunos de los bandos, sin titubeos   de las burguesías incipientes en Europa por más poder económico y un plan sistemático y científico de las violaciones de los derechos humanos. Ello, fue el panorama que observo Perón, tomo nota y considero a la guerra una tragedia de la humanidad. También es testigo predilecto de la aparición del nazismo en Alemania, del fascismo en Italia, del comunismo en Rusia, el capitalismo en Estados Unidos y del liberalismo en Inglaterra. Consideraba que lo que estaba ocurriendo, era nada ni nada menos, que el ocaso final del viejo orden cortesano, mientras las grandes potencias, junto a las burguesías y el mercado presionaban por cambiar hacia un nuevo orden de la nueva dominación colonizadora del mundo. Fue un conflicto militar global que se desarrolló entre 1939 y 1945. En ella se vieron implicadas la mayor parte de las naciones del mundo, incluidas por cierto las grandes potencias, y la burguesía que buscaba el gran negocio a sangre y fuego. Prácticamente todas las naciones europeas, se agruparon en dos alianzas militares: los aliados de la Segunda Guerra Mundial y las potencias del eje. Fue la mayor contienda bélica de la historia, con más de cien millones de militares movilizados y un estado de guerra total en que los grandes contendientes destinaron toda su capacidad económica, militar y científica al servicio del esfuerzo bélico. La Segunda Guerra Mundial fue la más mortífera de la historia de las guerras del planeta con un resultado de entre 50 y 70 millones de víctimas, el 2,5 de la población mundial. Perón mientras estaba instalado en el centro de las operaciones bélicas, pensando y reflexionando en el nuevo orden mundial que se estaba gestando, sin treguas ni miramientos en los campos de batalla- Seguramente preparando y ordenando sus ideas para una Argentina libre con justicia social e independendiente de las grandes potencias. La cuestión que más le llamo la atención a Perón en el desarrollo del conflicto fue la aparición notable de los trabajadores como clase social inherente   al desarrollo de las fuerzas productivas, (la industrialización de la guerra y de la pos- guerra). Perón tomo nota de ello y le dio una importancia al tema de los trabajadores como fuerza insoslayable del nuevo mundo. Lenin seudónimo de Wladimir Ulianov (1870-1924) fue un pensador comunista, presidente del partido de Rusia y responsable de la revolución de octubre que derroco al Zar Nicolás. Lenin escribió un libro que llamo: “Que Hacer” donde detalla minuciosamente su idea del partido de cuadros. Dice Lenin: “Todo partido revolucionario debe construir una vanguardia ilustrada de los mejores, dedicando las 24 horas a la militancia del partido; esa vanguardia ilustrada, esclarecida, de militancia permanente, debía ubicarse dos pasos a delante del pueblo nunca junto al pueblo, para conducir el proceso histórico de la revolución. La Unión Cívica Radical adopta también el mismo esquema del “partido de cuadro” con la diferencia que son un espacio democrático en contacto con la socialdemocracia europea y su orgánica es en muchos aspectos distinta a la idea de partido de Lenin. Rosa Luxemburgo (1879. 1919) contradice a Lenin y rechaza su idea del partido de cuadro. Proclama que el proceso revolucionario deben hacerlo las masas como sujeto principal, por lo tanto, debe ser un partido de masas quien acompañe al pueblo la toma del poder. Sitúa a la conducción en el centro mismo donde el pueblo vive y trabaja, por lo tanto, será ese pueblo que marcara los avances y retrocesos. La organización del territorio es fundamental para el partido de masas. Perón conocía bien las dos hipótesis de partidos, había leído también todos los clásicos de la Segunda Guerra desde Lenin, Hitler (Mi Lucha), Saint Simón (socialismo nacional), San Martin etc. Al final nos queda afirmar la concepción política de Perón era la expresión del nacionalismo independiente, una conciencia nacional nacida de los movimientos populares.