Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

20/07/22

Los planeros y la justicia

Hoy es importante preguntarnos, que son "los planeros". Los medios de difusión le transfirieron la controversia de exponerlos a la contradicción de la crisis económica de nuestro país. Las voluminosas movilizaciones organizadas por los planeros reclamando aumento a sus haberes, los muestran, para sectores del oficialismo junto a una parte de la prensa, como, "responsables de la inestabilidad social y política" que se vive.



Por Guito Vergara

Los llaman despectivamente “planeros”, son hombres y mujeres que a lo largo y a lo ancho del país sobreviven como pueden, son en sus mayorías desocupados y tienen familia que deben contener, con toda razón teme por su futuro, que es inestable, lo triste para los planeros, es que son elegidos, como son moneda de cambio de sectores de la política y una gran parte de la sociedad los discriminan con violencia: Vagos.

En al año 2021 el gobierno nacional gasto más de 7 billones de pesos en planes sociales, aumento casi el 50% con respecto al 2020. Una verdadera foto de la pobreza, la falta de empleo y el hambre en la Argentina. Pero el gasto social en la Argentina sigue creciendo, la necesidad de los sectores más vulnerables no desciende.

El manejo sanitario, social y político de la pandemia mundial – COVID – 19 – dejo en la Argentina secuelas económicas muy graves entre la población más vulnerable (los planeros). La evolución histórica de los programas sociales en la Argentina es ascendente. Solo los planes de empleo, entre los beneficiarios de 1999 a la actualidad, aumento a casi el doble.

La tasa de empleo en la argentina es altísima más del 43 % sobre la población total; más de 20 millones de argentinos trabajan; 12 millones están registrados; pero observamos que el problema fundamental es que los salarios están bajísimos, sobre todo para 8 millones que no están registrados, carecen de derechos y tienen ingresos paupérrimos; seis millones de argentinos están por debajo de la línea de pobreza.

Es obvio que hay que aplicar urgente las políticas públicas, denunciar la corrupción con el estado y los negocios con el establishment del poder político y empresarial. Hoy en la Argentina del vaciamiento de la nación, la crisis y la desocupación se ha puesto de moda contarles las costillas a los pobres y exagerar los recursos que destina el Estado a paliar su situación, en vez de ver otros gastos superfluos como los regímenes de jubilaciones de privilegio, los gastos exorbitantes en sueldos del servicio exterior y el abuso de la utilización del estado para cuestiones de familia de los funcionarios.

El economista liberal Roberto Cachanosky tiene una visión crítica sobre el aumento presupuestario destinados a los programas y planes sociales. Dice Cachanosky: “si la pobreza aumenta a pesar de los planes sociales, o, si, por el contrario, los planes sociales terminan generando más pobreza. Sin dudas Cachonosky quiere terminar con los planes sociales. Vamos a jugar con una subjetividad para ver de llegar a una verdad. Imaginemos que el gobierno nacional estudia la propuesta de Cachanosky y la aprueba para llevarla adelante. Del día a la noche quedan de inmediato más de 10 millones de argentinos – planeros expulsados – fuera del sistema, en “la pampa y en la vía”. ¿Qué pasaría entonces en la Argentina? Un infierno. Imposible de pensar que ocurriría con nosotros. Tengamos mucho cuidado, no tiremos tanto de la soga, no estamos bien ni como nación ni como pueblo. Tal vez sea mejor seguir escuchando a Alfonsin: “En la Argentina hay hambre, pero no porque falten alimentos, sino porque sobra inmoralidad”. Y por su lado J. Perón: “Tengan mucho cuidado pueblo argentino. Porque llegara el tiempo que no van a necesitar bombas ni atentados para destruirnos, usaran el estómago, los poderosos causaran tanta inflación que los confundirán y los dividirán y ustedes elegirán como conductores a los mismos verdugos”. Fuenteovejuna es una obra de teatro del siglo de Oro español del dramaturgo Lope de Vega. Es un símbolo de la rebelión de un pueblo – Fuenteovejuna – que lucha por la justicia – en la España de los tiempos de los Reyes Católicos. Es la unión del pueblo contra la opresión y el atropello. Es un conflicto social entre poderosos y oprimidos. No se proponen, en la obra, cambiar el sistema social, tan solo quieren justicia, si justicia. Es lo que pregonan los planeros que quieren también justicia a través de tener un trabajo digno

En La Rioja “Nadie es más que Nadie”.