Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

25/05/20

En Neuquén, el turismo perdió más de $1000 millones en 2 meses

Hubo cuatro fines de semana largos sin actividad por la cuarentena. El sector es uno de los más perjudicados por la pandemia.



El sector del turismo fue de los más perjudicados por la pandemia del coronavirus en la provincia. En lo que va de la cuarentena, y sólo teniendo en cuenta los cuatro fines de semana largos que se dieron en el medio, se perdieron más de 1000 millones de pesos. El cálculo surge de tomar los recursos que generó la actividad el año pasado en el mismo período, dado a conocer de manera oficial en su momento por el Gobierno, y proyectarlos para el de este 2020.

A eso hay que agregarle los ingresos que no se percibieron por fuera de los feriados, dado que en los principales destinos cordilleranos siempre se trabajó de manera diaria con una cantidad nada despreciable de visitantes de la región, el país y el extranjero.

En lo que va del aislamiento social obligatorio, no se pudieron explotar desde el punto de vista turístico los feriados del 23 y 34 de marzo (fin de semana súper largo e inmediatamente posterior al decreto de asilamiento obligatorio del 20), Semana Santa, del 9 y 10 de abril, 1 de mayo, Día del Trabajador ,que tocó un viernes, y la fecha patria de hoy.

La expectativa de los operadores turísticos está puesta en ver si al menos se puede salvar, en parte, la temporada de invierno. De lograrse, será con características muy distintas a las conocidas hasta ahora, a partir de todas las medidas de prevención que deberán implementarse y la imposibilidad de contar con turismo extranjero.

Localidades como San Martín de los Andes y Villa La Angostura empezaron a trabajar en protocolos de bioseguridad para recibir visitantes a partir del mes que viene, ante una factible reactivación gradual del comercio y el transporte.

Estado de situación

Por ahora, los hoteles y restaurantes permanecen cerrados y algunos negocios debieron bajar sus persianas de manera definitiva porque la facturación cero durante lo que va de la cuarentena los dejó sin margen de maniobra. El resto del comercio hace malabares para sostenerse en medio de una situación límite, sin la posibilidad de reconvertir la actividad de manera momentánea (salvo algunos locales de comida con delivery y retiro de productos) y con números en rojo.

En lo que respecta al transporte, es casi un hecho que no habrá conectividad aérea hasta septiembre. En cuanto a los desplazamientos por tierra, se buscará cerrar una propuesta para el movimiento controlado de vehículos particulares y un servicio público de colectivos con menos asientos ocupados.

Buscan no bajar las persianas

Un reciente relevamiento que se hizo en Villa La Angostura, de parte de la Cámara de Comercio de esa localidad, arrojó que el 61 por ciento de los locales tuvo “facturación cero” en lo que va de la cuarentena porque no pudo abrir.

Se encuestaron 215 comercios para tener un diagnóstico de la situación, donde el 83 por ciento respondió que sus ventas disminuyeron entre un 70 y un 100 por ciento. Además, la mayoría dijo que no pudo renegociar el valor de sus alquileres.

En San Martín de los Andes la situación es similar. Desde la Secretaría de Turismo de esa ciudad se advirtió que va a ser muy difícil evitar el quiebre de algunas empresas y pymes. En el medio, y como paliativo, se solicitó a los gobiernos provincial y municipal la quita de impuestos y cargas sociales.

La segunda actividad de la provincia

El turismo se consolidó hace años como la segunda economía de la provincia. En 2019, según cálculos oficiales, la actividad dejó 14 mil millones de pesos.

Ese volumen de dinero proviene de 1,1 millones de turistas que eligen Neuquén cada año, con un promedio de tres días de estadía cada uno. Se distribuyen en más de 800 establecimientos con 24 mil plazas disponibles. Y las estadísticas no incluyen el mercado informal de los alojamientos que se promocionan por plataformas virtuales, que mueven ingresos sin declarar. Dentro del año, la temporada con mayor facturación es el verano, porque se extiende más de dos meses. El invierno y la nieve atraen a miles de turistas, pero tienen una fuerte concentración en el mes de julio, en coincidencia con la época de receso escolar.

Durante 2019, el 85% de los turistas que eligieron Neuquén eran residentes del país. La provincia emisora más importante es Buenos Aires, seguida por Córdoba. El tercer lugar en relevancia lo ocupa el Alto Valle de Río Negro y Neuquén, como región. De los visitantes extranjeros, la mayor parte proviene de Brasil, Chile y Uruguay.

San Martín de los Andes y Villa La Angostura son los dos principales destinos recreativos en la provincia, aunque Neuquén capital concentra la mayor cantidad de visitantes al año por el movimiento que genera el turismo de convenciones y la actividad como polo comercial y de servicios del norte patagónico.

Volviendo a los destinos cordilleranos, también Villa Pehuenia genera un gran atractivo para el turismo. Si bien tiene una capacidad en cuanto a alojamiento mucho menor a la de La Angostura y San Martín en los últimos tiempos creció (hoy cuenta con más de 2600 plazas) y se consolidó como destino, no solo por su parque de nieve, sino también por el Festival del Chef.

 

 

Fuente: La Mañana de Neuquén