Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

12/07/20

El gobierno de Perú allanó más de 500 comercios por tráfico de medicamentos

Unos 75 locales fueron cerrados por la Policía Fiscal de Perú por vender productos no autorizados contra el Covid-19.



Más de 500 locales de venta de medicinas fueron intervenidos y 75 fueron cerrados por la Policía Fiscal de Perú y agentes de Seguridad del Estado por comercializar productos no autorizados para tratar el coronavirus durante el estado de emergencia, en medio de la crisis sanitaria que vive el país debido a la pandemia.

La Policía Fiscal y agentes de Seguridad del Estados intervinieron locales, boticas y farmacias en todos los distritos de Lima, donde encontraron productos vencidos, falsos o que llevaban el rótulo de “prohibida su venta”, así como laboratorios clandestinos de ivermectina, alcohol y lavandina.

La mayoría de los comercios estaban desplegados en toda la capital, sobre todo, ubicados en lugares cercanos a los hospitales, según inspecciones de la Dirección General de Medicamentos Insumos y Drogas (Digemid), órgano del Ministerio de Salud, que analizó los productos y determinó que ninguno era apto para el consumo humano.

El jefe de la división de Seguridad del Estado que combate los delitos contra la salud pública le indicó al diario peruano El Comercio que todos los locales manejaban el mismo patrón, como la escasez de medicamentos en los hospitales y los puntos de venta ilegal en establecimientos cercanos.

En los últimos meses el tráfico de medicamentos se multiplicó hasta en un 200%, aseguró un agente de Seguridad del Estado al diario.

El director de la Policía Fiscal alertó también sobre la facilidad para conseguir medicinas en las redes sociales, un modo de venta que no ofrece ninguna garantía de salubridad, y aseguró que detuvieron a diversos comerciantes cuando estaban entregando los productos por delivery.

Otro factor es la informalidad en las boticas y farmacias, que no tienen ningún tipo de autorización para operar y tampoco cuentan con un químico farmacéutico para atender a los clientes.

Si bien el Ministerio de Salud (Minsa) no tiene registro que el consumo de la ivermectina haya agravado la salud de las personas y considera la automedicación como una práctica habitual en la población, aseguró que esta situación se magnificó con la llegada de la pandemia.

Según el Minsa, la escasez de medicinas, el alza de los precios, y el miedo a contraer el virus en los hospitales son varias de la causas por las que aumentó la automedicación en la población, a lo que se le suma el crecimiento exponencial del mercado negro de fármacos.

FUENTE: TÉLAM