Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

13/07/20

"La Sociedad y el Covid-19"

La Mesa Coordinadora de los Consejos Consultivos Comunales emitió un documento titulado La Sociedad y el Covid-19 reflexiona la realidad que impuso la pandemia en el mundo y donde La Rioja no quedo exenta.



En las siguientes líneas el documento firmado por Mesa Coordinadora de los Consejos Consultivos Comunales: Marta Salinas, Silvia Machicote, Milena Jones, Luis Miguel Contreras y Alberto Ferrando.

“Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto cambiaron todas las preguntas”, esta frase del destacado escritor uruguayo Mario Benedetti, nos motiva a reflexionar sobre la realidad impuesta por el COVID19 que estamos padeciendo, con mayor o menor intensidad, en todas las geografías del planeta.

La pandemia atraviesa la realidad cotidiana de todxs, sin excepción y proyecta sombras y encrucijadas en el presente y en el futuro. La humanidad sufre el daño causado por un enemigo invisible, que pone a prueba la globalización, el conocimiento, la ciencia y la tecnología. Nada alcanza, hasta el día de hoy, para conjurar a un enemigo invisible que cruzó la Muralla China, vació las calles de Nueva York, trasformó en una pesadilla los viajes y cruceros, impide las expresiones de amistad y afecto porque es un enemigo que usa gotitas de saliva en lugar de veneno y jaquea a la humanidad, poniendo en evidencia su fragilidad, incertidumbre y desconcierto.  La pandemia encierra por un lado el temor a perder la vida y por otro lado el temor a perder empleos y recursos económicos. Las declaraciones de Boris Johnson, Donald Trump o Andrés Manuel López Obrador ponen de manifiesto esta cruel encrucijada de millones de perjudicados, obreros, pequeños comerciantes, empresarios o profesionales afectados por la parálisis de actividades. Más de tres mil millones de personas están afectadas por las cuarentenas que tienen consecuencias perjudiciales en todos los aspectos de la vida personal, familiar, laboral y social.

La crisis del COVID19 demuestra que solo un Estado fuerte, con protección social, permite hacer frente a la creciente vulnerabilidad que padecen las personas. El mundo recorrió un camino virtuoso luego de la Segunda Guerra Mundial, cuando los gobiernos entendieron que debían participar de las decisiones económicas, intervenir en la economía nacional generando valor y empleo, para crear un estado de bienestar cuyo objetivo primordial se centra en la función de las políticas públicas para alcanzar una base indispensable de ingreso que llegue a todas las personas, dentro de un sistema de mercado.

Solo con políticas anticíclicas, expansión fiscal y monetaria, con el Estado pensando en la economía con compromiso social y objetivos humanitarios se podrá superar esta catástrofe. Ya lo han hecho otras naciones en el mundo y lo está haciendo nuestro gobierno nacional y provincial.

Es de esperar que la lectura de la realidad, en el mundo, genere los anticuerpos necesarios para no volver a la enfermedad neoliberal. Nadie se salva en soledad. Sumemos nuestro compromiso a la noble causa de la solidaridad humana, sin fronteras, para hacer del mundo un mejor lugar para todas las personas.

Estamos atravesando una situación nunca imaginada. Para salir del laberinto hay que construir consenso, compromiso, responsabilidad, cooperación, fraternidad. Consenso social, político, técnico y responsabilidad colectiva. Es la única salida. Es imprescindible el acuerdo y la corresponsabilidad. Nadie se salva en soledad y ningún país está blindado. Hoy, en todo el mundo el consenso es la cuarentena global y el distanciamiento social, que se imponen como única vacuna contra la pandemia. Debemos adherir, apoyar, respetar y socializar el sentido y el valor de las normas sanitarias. Con políticas basadas en sólidas bases científicas, humanistas y solidarias superaremos esta situación. Unidxs y organizadoxs.  Cohesionadxs en el compromiso colectivo, fortalecidxs en la conciencia social y con fe en el destino común, venceremos al virus y erradicaremos la pandemia.