Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

04/02/22

Argentina y el “Orden Mundial”

El concepto de “orden mundial” ha sido una de las referencias más comunes, utilizado por los funcionarios internacionales pero incluso ha constituido un importante debate académico..



Por Jorge Reinoso Rivera -Periodista-

Su significado se equipara, generalmente, al de relaciones internacionales, sociedad internacional o sistema mundial.

También está asociado con el orden jurídico internacional, el derecho internacional, el sistema de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y el funcionamiento de otros organismos internacionales que han creado como puede ser el sistema financiero internacional, es decir, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial de Comercio donde esta ha tenido más recientemente un papel crucial en el desarrollo del libre comercio; o también el sistema de seguridad internacional conformado por el Consejo de Seguridad de la ONU, la Organización del Tratado del Atlántico Norte y otros acuerdos regionales de orden militar.

Su primera mención histórica la hace el presidente estadounidense Woodrow Wilson, en ocasión de presentar el documento de los Catorce Puntos, con los que pretendía reorganizar a la sociedad internacional después de la Primera Guerra Mundial. La expresión fue usada, nuevamente, hacia fines de la Segunda Guerra Mundial, en el contexto de la creación de la ONU, como institución que iba a substituir de manera definitiva a la Sociedad de Naciones cuya actuación no había podido construir el escenario de equilibrio de poder, paz y justicia internacionales que las potencias se habían propuesto desde el Tratado de Versalles. Con mayor énfasis fue enunciado posteriormente, al final de la Guerra Fría, tanto por el presidente George H.W. Bush, como por el presidente Mikhail Gorbachov. Su principal contenido tenía que ver con el espíritu de concordia y cooperación que las dos superpotencias se comprometían a establecer de 1991 en adelante. Además, se asoció con la imagen del triunfo del orden liberal sobre el mundo.

Kissinger sostiene que China y Estados Unidos son las mayores potencias mundiales, por su peso económico, político, cultural y militar, e incluso ciberbélico. Quienes, al final del orden bipolar y tras la guerra del Golfo Pérsico-Arábigo se preguntaban sobre la estructura del “orden mundial” hicieron una apuesta por el esquema regional y sugirieron un escenario en el que Estados Unidos tendría el liderazgo americano, en tanto que Alemania regularía Europa y Asia estaría bajo la dirección de Japón. A este modelo triple se sobreponía uno ampliado a cinco, con la inclusión de Rusia y China.

El 2 de diciembre de 1823, el entonces presidente de Estados Unidos James Monroe, en su mensaje anual al Congreso, hizo pública la doctrina que lleva su nombre y que se transformaría en la base de la política exterior estadounidense hasta la actualidad: “América para los americanos”.  La doctrina fue concebida por sus autores, en especial John Quincy Adams, como una proclamación por parte de los Estados Unidos de su oposición al colonialismo en respuesta a la amenaza que suponía la restauración monárquica en Europa y la Santa Alianza tras las guerras napoleónicas.

Este fue el motivo por el cual Rusia tras la crisis de los misiles en la década del 60 se retira militarmente de Cuba, abandonando sus pretensiones sobre el continente americano.

Lo cierto es que nunca Argentina puede ser “La puerta de entrada” para potencias militares como lo son China y Rusia, pero si nuestro país, como nación soberana, puede ampliar el intercambio comercial con esas potencias ya que “el libre comercio” es uno de los conceptos de ese orden establecido tras la segunda guerra mundial.