Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

18/05/20

Sor Leonor de Santa María Ocampo

El 19 de mayo se cumplen dos años de la declaratoria de Venerable de Sor Leonor de Santa María Ocampo.



Jesús Matías Filomeno Ocampo- Ingeniero

Isora María del Tránsito Ocampo nació en una cueva del Cerro Famatina, en el Campo de Cosme. Sobre su ubicación, Pedro Páez, Campero de San Sebastián, refiere: “está a unas ocho horas a caballo desde Sañogasta”.

Isora, en un manuscrito titulado “Ave María”, publicado por el Monasterio “Santa Catalina” de Córdoba, con una bella caligrafía relata: “Me dio a luz mi madre Doña Solana Dávila de Ocampo el día 15 de Agosto a las tres de la tarde el año 1841, tiempo de muchas guerras y mi casa como fue muy poderosa y rica, era muy perseguida y estando mi madre en cinta de mi sufrió muy grandes trabajos.”

El matrimonio integrado por Solana Dávila y Amaranto Ocampo tuvo ocho hijos: Ramón, Jamín, Ismael, Sara, Isora María del Tránsito, Graciano, Rubén y Benjamina. Por una disposición del Mayorazgo de San Sebastián de Sañogasta, el primogénito, Ramón, toma el apellido Brizuela y Doria. Los demás son Ocampo. Jamín Ocampo, hermano de Isora, padre de Luis Jesús Ocampo, padre del Poeta Alberto Gabriel Ocampo, mi padre.

La publicación “SOR LEONOR DE SANTA MARÍA” del Monasterio “Santa Catalina de Siena” de Córdoba refiere: “Isora desde muy pequeña demostró su piedad, su espíritu de pobreza, de amor, de caridad, queriendo agradar en todo a Dios y a la Virgen, de la que fue siempre muy devota. Nacida de noble linaje, tanto paterno como materno, brilló en la virtud de la humildad, en pasar inadvertida, en saber desaparecer, y así se mantuvo y acrecentó durante toda su existencia, de manera que lo que los demás veían y percibían en ella y de ella, era Dios… Pasó por vida como una ventana abierta al cielo...”

Tomó el Santo hábito en el Convento de Santa Catalina de Siena de Córdoba el 3 de julio de 1868 (a los 26 años), fecha en que cambió el nombre que recibiera en su bautismo, Isora María del Tránsito Ocampo por el de Sor Leonor de Santa María, e hizo su profesión solemne – consagración – definitiva – al año siguiente.

Las hermanas del Monasterio de Santa Catalina de Siena iniciaron el proceso de canonización de la humilde sañogastena que el 19 de mayo de 2018 produjo su declaratoria de Venerable por sus heroicas virtudes.

En el anverso del mismo podemos leer “Sor Leonor de Santa María Ocampo. VENERABLE. Congregación para las Causas de los Santos. Beatificación y Canonización de la Sierva de Dios Sor Leonor de Santa María”

Al final del anverso se lee: “...En el caso y para el efecto que corresponde, hay constancia de las virtudes teologales de Fe, Esperanza y Caridad hacia Dios y hacia el prójimo y de las cardinales Prudencia, Justicia, Templanza y Fortaleza, como de sus adjuntas de la Sierva de Dios Leonor de Santa María (en el siglo Isora María Ocampo) monja profesa de Santo Domingo. El Sumo Pontífice ha dispuesto que el presente decreto se hiciera público y fuera consignado en las actas de la Congregación para las causas de los Santos. Dado en Roma, el día 19 de mayo del año del Señor 2018”. Este decreto posibilita que la imagen de Sor Leonor de Santa María Ocampo sea expuesta en las Iglesias.

La docente, investigadora, escritora y poeta chileciteña Margarita Turra de Díaz Moreno, lamentablemente fallecida días pasados, en su libro “Mi Chilecito de Cuanta”, primera edición mayo de 2008, en la última estrofa de su poema Sañogasta, proféticamente expresa: “Bello pueblo de Sañogasta /con sus frondosos nogales, / con su fecunda historia / y tradiciones seculares / una Santa propia tiene / que protege estos lares”.

Este diario el 16 de abril pasado informó: “Frailes dominicos se retiran de La Rioja el próximo año. Después de más de cuatro siglos en la provincia ejerciendo su función de predicadores del Evangelio, los frailes dominicos dejarán la Diócesis de La Rioja en agosto del 2021 debido a la actual situación vocacional de la Orden, en particular, y de la Iglesia en general”

La Venerable Sor Leonor de Santa María Ocampo, desde pequeña, le tuvo gran devoción a Santo Domingo. Ella escribe: “Cuando vi la estampa del santo fue tan grande la alegría y dulzura que sentí, y dominada del gozo dije con grandísima fe y esperanza: así como este santo me he de vestir yo. Desde el mismo tiempo fui hija muy devota de mi Madre Santa Catalina, porque como estaba en este convento una tía carnal, hermana de mi padre, oía nombrar mucho el nombre de Santa Catalina… yo hacía catalinas y jugaba con ellas...”

Cuando Sor Leonor vivió en la ciudad de La Rioja, en ocasión del intento de exclusión del Padre Dominico Torres de la Iglesia, expresó: *“Allí le pedí al Señor y a Nuestro Padre llorando muy fuerte, como grande era mi dolor, que no permitiese que nunca faltaran Padres de la Orden en aquellos devotos escombros, para que jamás se cerrase aquella Iglesia. Y la Iglesia quedó. Isora falleció el 28 de diciembre de 1900.

Para que se cumpla el ruego de Sor Leonor en este siglo, quiera Dios iluminar al Maestro General de la Orden para que nunca falten los Padres de la Orden de su amado Santo Domingo en nuestra provincia de La Rioja.