Diario El Independiente :: Edicin Digital
62 Aos
El Independiente Digital
62 Aos

28/09/21

Boxeo: Leonel Crocco mostró credenciales en Bs. As.

El púgil riojano Leonel "Leoncito" Crocco elevó a veinte peleas su invicto en el campo rentado del pugilismo nacional, al ganarle en la noche del sábado último por puntos –en fallo dividido– a Rodrigo Martínez, en combate celebrado en la localidad bonaerense de Merlo.



Fue una gran carta de presentación para el ascendente pugilista, en la que fue su primera presentación bajo el patrocinio de la empresa “Chinomaidanapromotions” que lidera el excampeón mundial.

La pelea se desarrolló en el Club Ferro de la localidad de Merlo y marcó el regreso Crocco a los cuadrilateros, tras casi dos años de inactividad, tal como lo marcó en el final de la pelea. El combate –en la categoría Superpluma– se llevó a cabo en la distancia de round y tuvo un gran comienzo de Crocco, que con buenas combinaciones frenó el ímpetu del bonaerense que intentó mandar en el ring.

El riojano trabajó bien, con capacidad para contragolpear en el retroceso salió para los costados y mostró una gran forma física.

En el segundo asalto, el riojano tuvo su mejor momento cuando conectó con izquierda y luego derecha a la cabeza del Martínez, que se fue a la lona para escuchar la cuenta de protección.

A partir de allí, el combate se hizo intenso, Crocco siguió fiel a su plan de pelea, con su jab de izquierda para abrir la guardia o también trabajando a las zonas blandas.

Los tres round finales no se guardaron nada. Martínez propuso y Crocco también exhibió una buena absorción al castigo cuando el rival conectó manos limpias.

Pero siempre fue Crocco quien salió mejor de los cruces y aún tirando menos logró meter buenas manos que le fueron dando la ventaja que luego reflejaron las tarjetas. El final los encontró en el centro del ring, cruzando los dos sin guardarse nada. Los jurados vieron ganador al riojano con tarjetas de 58/55 y 59/54; mientras que un juez lo vio perdedor por escaso margen 57/56.

Buen regreso para el riojano, que mostró credenciales en una plaza siempre difícil como es Buenos Aires y que dejó conforme a todos, especialmente a él mismo, que comienza a creer en la posibilidad de ir por más.