Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

13/07/20

El episodio médico del ex presidente Menem, las fake news y otras hierbas

No hay que asustarse si el ex presidente vuelve a ser internado. Será para más chequeos, estudios y controles cardíacos.



La noticia médica de la salud del ex presidente Carlos Saúl Menem generó honda preocupación y un sinfín de especulaciones y rumores pero fue en parte una fake news.

Fue de alto impacto local, nacional e internacional, debido a los periodistas de las prestigiosas agencias de noticias extranjeras acreditados en nuestro país, y a que Menem fue dos veces consecutivas electo presidente.

Se pudo desmontar incluso la operación de prensa que fue instalada vaya a saberse por quién voluntaria o involuntariamente. Hablo de operación, porque varias y variadas señales de noticias, que compiten entre sí, tenían datos parecidos pero erróneos.

Se dijo primero en ciertos medios que el actual senador nacional por La Rioja estaba intubado pero nunca estuvo intubado. Incluso fue publicado.

Craso error periodístico fue no chequear con fuentes directas, fidedignas o confiables.

2) Se mal informó que estaba agónico. Fue dicho al aire el sábado 13 de junio por una señal de noticias. Fue casi un viernes 13 para quienes lo dijeron al aire porque eso queda registrado.

Algunos son los "médicos de la Tv", casi jugando, como si fuera un "juego" el periodismo de Salud.

Jamás fue así. Sin ánimo de fustigar.

El cuadro del ex presidente empezó dos días antes en realidad con falta de aire, tos y debilidad muscular en un paciente que no es quejoso y muy tolerante.

3) Cuando Menem volvió a ser internado en vísperas de su cumpleaños 90 fue solo para un estudio renal y de diabetes. Pero no fue por una "recaída" como sorprendió un portal televisivo entrada la noche cuando a los periodistas le es casi imposible chequear y re chequear.

PERIODISMO MÉDICO

Estando en la Asociación Médica Argentina conectados con referentes de EE.UU.,  no me sorprendió cuando se dijo que en ese país si un periodista científico miente a sabiendas puede ir preso.

Es por el impacto que ciertas publicaciones científicas pueden tener en ese país, también por el volumen periodístico alcanzado debido a la gran masa poblacional.

Imagino que por una publinota sería despedido sin más un periodista científico, periodista de Salud o periodista médico.

Eso fue comentado en nuestras reuniones académicas y en los congresos internacionales que la Sociedad Argentina de Periodismo Médico organiza con Mario Bruno y Claudio Jehin y la comisión directiva en BsAs.

Y fue dicha Asociación Médica con Elías Hurtado Hoyos y los prestigiosos Profesores de su Escuela de Graduados los que en 1992, impidieron, asesorando al presidente Menem y al por entonces ministro de Salud de la Nación, que prosperara un insólito pedido de un grupo de abogados en la Cámara de Diputados.

Para resumir, unos letrados querían invertir la carga de la prueba ante el fallecimiento de un paciente. Es decir, que el médico iba a tener que demostrar su inocencia. Un dislate jurídico que iba a "judicializar" la medicina, pero sobre todo iba a destruirla porque haría casi imposible su ejercicio en Argentina.

EL PERIODISMO DE SALUD NO ES UN JUEGO

A veces los periodistas que tocan temas de Salud, sean especializados o no, y los médicos en la televisión, sean especialistas o no: no miden el impacto de las informaciones, análisis u opiniones vertidas en los medios de comunicación.

Y fue en 1993, cuando Menem siendo presidente fue operado de urgencia de su arteria carótida derecha (alojada en el cuello, irriga el cerebro) por Juan Carlos Parodi y Alberto Alvarez con una endarterectomía, la extirpación de la placa de ateroma con el bisturí, "pelando" la arteria, y estudiado por cateterismo del corazón por Luis De la Fuente para descartar o no obstrucciones en las arterias coronarias.

Eso fue una conmoción periodística, política e institucional incluso con caída de la bolsa, etcétera.

Un par de médicos de la televisión que no podían salir del cable, por ser considerado un genero periodístico periféricos, casi marginal, recién ahí pudieron entrar en tiempo real a la TV de aire y explicar el trabajo del gran equipo que contaba con el todavía hoy neurólogo más prestigioso de Argentina: Ramón Leiguarda.

Me entero hace días que un médico que quiere ser mediático y coquetea con la política se ofrece a la familia Menem para llevarse al paciente a otra institución.

Es un médico que en realidad, es solo un ambicioso empresario (aficionado) y un divulgador monotemático.

La familia Menem lo corrió sin más. También La Rioja lo corrió ya una vez cuando quiso politizar una visita supuestamente "científica".

Ya es la segunda vez que me entero del accionar y "modus operandi" de este publicitado médico que casi no atiende pacientes, pues los deriva de entrada a un equipo.

COVID 2019

La pandemia Covid también alteró los comportamientos éticos profesionales.

La falta de trabajo, por ejemplo, de algunos cirujanos cardiovasculares, en un proceso que ya venía por el auge de la angioplastia coronaria, hizo que algunos cirujanos se la pasan en televisión.

El diario EL INDEPENDIENTE y EL INDEPENDIENTE DIGITAL, entre otros, acompañó el proceso de Salud del ex presidente, ex gobernador y actual senador con mucho empeño y eficacia como casi toda la prensa riojana.

Si un médico que no es infectólogo y no es epidemiólogo, ni periodista médico o sanitarista habla en los medios de comunicación de Covid está vertiendo una opinión sin episteme.

Continuará.