Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

11/09/21

Es tan difícil como oportuno hablar hoy del día del Maestrx

Compañeras, compañeros, es tan difícil como oportuno hablar hoy del día del Maestrx. Años peleando para instalar el día del Trabajador de la Educación, que se instauró el 23 de mayo de 1988. Con escasos resultados, pues no sé avanzó demasiado a nuestros días.



Por Rogelio de Leonardi

Por estos días estamos profundizando los debates. Hay que desplazar ideas tales como la de emparentar al Maestrx con el Sacerdote, como el que enseña respaldado en lo Sagrado, en la Misericordia, que la Maestra es la segunda Madre, etc. "El Magisterio no es un apostolado, es un TRABAJO, un TRABAJO, mal pagado"; cantábamos en cada manifestación pública callejera, en La Rioja, durante el "Voluntariado" (1987); en la "Marcha Blanca" convocada por  la CTERA, en 1988. Siempre recuerdo aquella bandera del Sindicato de Maestros Provinciales de los años '50: "La docencia es un apostolado". Así estábamos infiltrados por las ideas y las prácticas dominantes de la época. Se sucedieron por entonces las luchas entre laicos y libres. Transcurría 1957/58, y se libraban feroces enfrentamientos por incorporar la enseñanza religiosa en las escuelas públicas. Pretendían un símil de lo que ocurría, y aún hoy ocurre, en las privadas. Hay que agregar que, en su mayoría, también aún hoy, son subvencionadas por el Estado. La concepción de Trabajador es muy cara para todo el quehacer áulico argentino y latinoamericano. Estudios varios nos acercan a confrontar con estas concepciones a lo largo de la historia.  La propia historia de la educación es gráfica al respecto pues marca cómo la burguesía dominante, ha impuesto moldes y saberes. Aníbal Ponce, apunta: "En manos de la burguesía sabemos qué significa " la libertad del niño", "la formación del hombre", "los derechos del espíritu" ... y así de seguido. Trataremos de desgranar, a través de la observación de los hechos,  la realidad de la escuela hoy y el estado de la educación de nuestros hijos.

Sólo agrego hoy, para el debate, una segunda reflexión de Aníbal Ponce: " A la burguesía le conviene fomentar en los maestros la ilusión desdichada de que son Apóstoles o Misioneros a quiénes se entrega sin condición la enseñanza de sus hijos".

Éste , concluye magistralmente: "Un apóstol sufrido y candoroso que soporte tranquilo la miseria y el hambre(...). Sería peligroso que el maestro llegara a comprender que también es un obrero como los otros,  y como los otros, explotado y humillado".