Diario El Independiente :: Edicin Digital
El Independiente Digital

09/02/22

Historia de la deuda externa. Más de un siglo de Colonia -Primera parte-

1870 es un año clave en la historia de la Argentina: la rebelión montonera es aplastada a sangre y fuego, el pueblo riojano es desbastado por la represión mitrista, Urquiza es asesinado en la pomposidad inútil de su palacio en San José y Francisco Solano López, caudillo de los paraguayos muere atravesado, por los balazos y lanzazos de las tropas brasileñas, a los que solo enfrenta con un puñado de hombres (La guerra de la Triple Alianza).



Por Guito Vergara

Con el asesinato de Solano López se termina también el sueño de la bandera de Felipe Varela la Unión Americana, la misma sucumbía pisoteada por el implacable sistema colonial. América Latina ingresaba así al capitalismo, como un mero apéndice colonial, Con las oligarquías vasallas – de Gran Bretaña, primero; de Estados Unidos después – el imperialismo ataba el destino de la Patria Grande a más de 100 años de colonia sangrienta y rapaz explotación.

Con la derrota de Rosas en Caseros se rompe el equilibrio del poder que el mismo había impuesto durante casi veinte años: la oligarquía vacuna que él representaba se había aliado con éxito a sus competidores del Litoral y a las fuerzas productivas de las provincias mediterráneas. El pacto se quiebra en 1840-1841 con la invasión del Chacho desde Chile y la Coalición del Norte y se hundió en 1852, cuando Urquiza –impulsado por la alta banca y la diplomacia británica- se impone en Caseros. El desequilibrio político y la derrota de Rosas tiene causas externas e internas: entre las primeras, la más importante es la expansión triunfal del capitalismo mundial.

 Las naciones industriales, que no fundaban su poder exclusivamente en su capital comercial sino en su potencia industrial, como Inglaterra y Francia, se disputaban mercados y zonas de influencia. Europa asistía al hundimiento de la Santa Alianza y con ella, al inicio de la era del colonialismo económico, militar y político; el comienzo también del endeudamiento externo de los países emergente. Ninguna de las potencias titubeara en asegurase los mercados a través de la corrupción, la violencia y la diplomacia, combinadas en cuotas precisas.

La Historia de la deuda externa: El empréstito Baring Brothers. El ministro Bernardino Rivadavia (1870 – 1845) como miembro protagónico del gobierno bonaerense, fue le responsable de endeudar al país con el Empréstito Baring Brothers. El 1 de julio de 1824, el gobierno de Rivadavia contrae con la Banca Baring el empréstito por 1.000.000 de libras esterlinas por motivos de financiación de obras públicas, por ello el Estado de Buenos Aires empeña todos sus efectos, bienes, rentas y tierras, hipotecandolas al pago exacto y fiel de dicha suma de 1.000.000 de libras esterlinas y sus intereses. Como consecuencia de ello, en 1828 se liquidó la escuadra naval y se dieron en pago dos fragrata que se estaban construyendo en Inglaterra. La deuda se terminaría de pagar ochenta años mas tarde. El empréstito de $ 2,8 millones se pagaron finalmente 23,7 millones, es decir, prácticamente 8 veces más. Sin contar que Rivadavia agoto rapidamente por las políticas de libre comercio todas las reservas nacionales de oro. Con graves consecuencias para el país. Cronologia de la deuda externa.

Algunos responsables: Bernardino Rivadavia, Bartolomé Mitre -1862 – Domingo Faustino Sarmiento- Nicolás Avellaneda – Julio Argentino Roca – Juárez Calma- Arturo Frondizi etc.  En el periodo militar entre Juan Carlos Ongania y Alejandro Agustín Lanusse (1966 – 1972) la deuda externa argentina se incrementó desde los 3276 millones de dólares a 4.800 millones, un 46 %. El presidente Arturo Illia reduce la deuda externa desde 2000 millones de dólares a 1700 millones. Durante la última dictadura cívico-militar (1976-1983, la deuda trepo hasta los 45 millones de dólares, un 364%. La política económica durante el periodo de la última dictadura estuvo signada por la apertura del mercado nacional a capitales extranjeros, la reducción del proteccionismo que había imperado en las décadas anteriores, se reemplaza por la “genial” creación de José Martinez de Hoz la “tablita cambiaria” que permitió luego el surguimiento de la popularmente conocida “bicicleta financiera”.

A diferencia de otros países de la región, que destinaron parte del endeudamiento externo a profundizar sus procesos de industrialización, en la Argentina el crédito internacional se utilizó principalmente con fines especulativos. La deuda de diferentes empresas como Alpargata S.A. Grupo Macri, Banco Francés del Rio de La Plata, Banco de Galicia, Bunge y Born S.A., Molino Rio de la Plata, Lomas Negra S.A. Grafa S.A. Ingenio Ledesma, Pérez Companc S.A., Acindar S.A., fue transferida al Estado liberando de ese modo a las empresas deudoras. Estatizaron la deuda externa privada. ¡Aunque usted no lo crea ¡Con el aniquilamiento de nuestra montonera en manos del incipiente capitalismo y con la complicidad de los “cipayos” locales, padecimos los riojanos una dolorosa derrota, de la cual todavía no podemos terminar de concretar un proyecto que nos haga libres en serio!

Las jornadas de lucha del pueblo riojano, en defensa del agua y la dignidad de los riojano, con la consigna el “Famatina no se Toca” sin lugar a dudas fue una batalla ganada al imperialismo. Defendiendo el agua y cuidando el medio ambiente defendemos la vida. Fue la idea central.

Finalmente, desde la muerte de Juan Domingo el país navega a la deriva sin un plan estratégico. El último proyecto que se propuso cortar la telaraña neocolonial fue el suyo. A más de cuarenta años de su muerte, sus banderas  históricas continúan tan vigentes, como su convocatoria a la unidad nacional.